Estado laico: no todavía
La Iglesia católica no se opone a un Estado laico, pero defiende otras herramientas para que el catolicismo tenga un peso similar al que tiene hoy en las decisiones del país. Esteban Monge /La República
Enviar

Varada en Asamblea reforma constitucional

Estado laico: no todavía

Negociación entre Gobierno y Vaticano preocupa a sectores progresistas

Costa Rica podría estar evolucionando hacia un Estado laico, de hecho en este momento es un tema vivo en redes sociales, sobre todo por la polémica en torno a la fertilización in vitro.

201407102348000.n111.jpg
Por otro lado, estas iniciativas, así como algunos proyectos de ley, están avanzando de forma lenta.
El Estado por su parte está negociando un acuerdo con el Vaticano, que permitiría a la Iglesia mantener muchas de sus actividades actuales, pese a la aprobación de un Estado laico.
Por su parte, los lectores de LA REPÚBLICA aprueban el concepto del Estado laico; sin embargo, una minoría significativa de la población quisiera conservar el país confesional católico.
En lo que al debate público se refiere, el hashtag “#EstadoLaicoYa” se ha hecho popular, al usarse como un mecanismo de presión en Twitter.
Los comentarios en redes tienden a ser consistentes, con algunas propuestas, que están en la Asamblea, incluso con una que pretende convertir al país en un Estado sin religión oficial alguna, así como hacer neutros los juramentos para cargos públicos.
Actualmente, el estatus formal de Costa Rica es el de un Estado católico, apostólico y romano.
Otra modificación extendería los juramentos que prestan los funcionarios públicos, a más allá de una deidad.
En este momento, es discriminatorio para una persona, sea la que sea su capacidad, por la naturaleza del juramento, que incluye la referencia a Dios.
Entre las personas afectadas, estarían varios tipos de personas de origen asiático, incluidos budistas o taoístas, así como los agnósticos.
En este momento, la diputada frenteamplista Patricia Mora es una de las impulsoras del proyecto de ley, inicialmente comandado por la exdiputada María Eugenia Venegas de Acción Ciudadana.
También existe una iniciativa para contar con una enseñanza religiosa amplia en la educación pública, que actualmente se limita a la instrucción católica.
“La sociedad costarricense ha venido cambiando con el tiempo, cuando se intentó introducir educación sexual en los colegios, a la gente le habían metido demasiado miedo e ideas erróneas”, dijo Leonardo Garnier, exministro de Educación.
Sin embargo, el proyecto de ley durante varios meses está varado en la Asamblea.
En cuanto al plan educativo, queda en suspenso el borrador, tras el cambio de Gobierno.
La Iglesia católica por su parte no se opone a una transformación de este tipo en Costa Rica, mientras esté negociando un acuerdo con el Vaticano, mediante el cual el país seguiría contribuyendo con fondos para sus obras.
En este caso, seguiría una situación parecida a la actual, en la cual la mayoría de los fondos pagados por el Estado a la Iglesia se utiliza para programas sociales y ayuda comunitaria.
Por otro lado, el Estado sería laico.
“Si entendemos un Estado laico como la sana autonomía del Gobierno y lo que corresponde a la libertad religiosa, así como a la acción de la Iglesia y cooperación mutua entre ambos para hacer el bien común, sin persecución religiosa del Estado, estoy de acuerdo”, dijo José Rafael Quirós, arzobispo de San José.
Por su parte, el 62% de los lectores de LA REPÚBLICA está a favor del Estado laico, de acuerdo con un sondeo celebrado esta semana por el medio.
Costa Rica es el único país confesional católico del mundo.

201407102348001.n11.jpg

Luis Fernando Cascante
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios