Enviar
Miércoles 2 Diciembre, 2009

¿Está usted preparado para el cambio tributario?

Como es de todos conocido, la situación fiscal del país es apremiante, teniendo que acudirse a fórmulas de financiamiento del gasto corriente, con fondos provistos por recursos de deuda, aspecto que, tanto desde la perspectiva de la economía del micro actor económico, como la del Estado, es insostenible más allá de la cuestionable constitucionalidad del acto mismo.
Son muchos los especialistas que coinciden-quizá con diferencias en los enfoques del cómo-que se hace impostergable una reforma tributaria estructural, que deje sujetas al impuesto sobre la renta, manifestaciones de riqueza hasta hoy no sujetas. De igual forma, en una economía caracterizada por una creciente importancia de la actividad de los servicios, se hace natural, mudar del actual sistema de impuesto de ventas a uno de valor agregado, inclusiva tanto para bienes como servicios.
Las recientes resoluciones administrativas de la DGT, parecen estar preparando la plataforma de dicho despegue para el cambio indicado, captando en esta instancia información a título de inteligencia y formación de bases de datos comparables, para la generación de lo que sería la era de la cultura tributaria, que al igual que en el sistema financiero, donde se aplica la política conozca a su cliente, en aplicación de la Ley 8204. Hoy la Administración Tributaria, como resultado de la implementación de las resoluciones informativas que rigen desde el pasado 1 de octubre, en la que mediante información de trascendencia permite perfilar al contribuyente, aspecto fundamental para detectar diferencias que pueda haber entre el perfil del contribuyente y los impuestos que este integra.
Tributación conocerá mejor y con mayor frecuencia, a sus clientes, lo que le permitirá conocer mediante la inteligencia tributaria, las condiciones de cumplimiento y su precisión. La pregunta que subyace es ¿está usted preparado para dicho cambio? Si no, conviene empezar ya.

Carlos Camacho Córdoba