Enviar
• Es una buena práctica diluir el riesgo de monedas, emisores y plazos
¿Está su portafolio diversificado?
• Variados instrumentos balancean el riesgo y rendimiento

Ganar dinero. Eso es lo que espera cuando inicia una inversión. Y si es en el Mercado de Valores, apostar por los títulos con mayor rendimiento sería uno de los primeros pensamientos, pero generalmente el rendimiento pagado está asociado con el riesgo y cuanto más riesgo, más paga el título.
Dado que las posibilidades de perder dinero son mucho más altas con un portafolio de inversión muy concentrado en títulos de alto riesgo, lo que se aconseja es balancear y diversificar el portafolio.
“Para esta diversificación deben considerarse las características propias de cada uno de los inversionistas, como capital disponible, fin de los recursos, horizonte de inversión, disposición al riesgo”, explica Vladimir Sequeira, gerente general de Acobo Vista Sociedad de Fondos de Inversión.
Actualmente, existe gran variedad de títulos valores disponibles tanto de emisores internos (gobierno, Hacienda, empresas) como de los mercados internacionales, por lo que es posible lograr el balance.
Pero un portafolio de inversiones diversificado debe ser acompañado por una estrategia de inversiones, es decir, una política definida.
“Los aspectos generales que se deben incluir son: la moneda a invertir, el plazo de la inversión, la calidad del activo y la bursatilidad de la inversión, para obtener un rendimiento adecuado”, dijo Walter Espinoza, gerente financiero de banco de Bansol.
En el plazo de la inversión deben existir porcentajes de inversión en corto, mediano y largo plazo, según sea el plan de inversión, sin embargo, el determinante de la balanza lo definirá la tendencia de las tasas de interés.
“Cuando las tasas muestran una tendencia hacia el alza lo recomendable es aumentar el porcentaje en el corto plazo, para evitar pérdidas de capital por variaciones en los precios de la inversión de largo plazo y cuando las tasas tienen una tendencia hacia la baja lo recomendable es aumentar el porcentaje de largo plazo, con el objetivo de garantizar mejores rendimientos con ganancias de capital por el aumento de los precios de los activos”, concluye Espinoza.

Carolina Acuña
[email protected]

Ver comentarios