Enviar
“Esta recuperación será algo lenta”
Dominique Strauss-Kahn, director gerente del Fondo Monetario Internacional, aseguró además que ve poco probable una recesión mundial de “doble caída”

Bloomberg

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, pidió a los líderes del Grupo de 20 mantener sus esfuerzos para sacar a la economía mundial de la recesión, y advirtió de que la crisis no ha terminado.
“Esta recuperación será algo lenta, a un ritmo promedio menor que el crecimiento que teníamos antes de la crisis”, dijo Strauss-Kahn en una entrevista en Washington antes del comienzo de la cumbre de dos días del G-20 en Pittsburgh, la semana pasada, agregando que “es demasiado pronto para decir que la crisis ha pasado”.
El director gerente del FMI también instó a las autoridades económicas a aprovechar la oportunidad para corregir desequilibrios en el comercio y los flujos de inversión a los que se atribuye parte del colapso del crédito.
Dar a China un mayor papel en el fondo ayudará a impulsar la cooperación, dijo, al tiempo que los estrategas buscan llegar a un acuerdo para reducir el endeudamiento de Estados Unidos e impulsar la demanda nacional en países con superávits comerciales.
“Si la economía mundial no se reajusta, la recuperación se verá condenada al fracaso”, dijo Gerar Lyons, economista jefe de Standard Chartered Plc en Londres. “Buscar un equilibrio económico mundial beneficia a todos”, agregó.
Si bien la economía mundial es susceptible de padecer una recesión de “doble caída”, Strauss-Kahn dijo que no es lo “más probable”.
Los líderes del G-20, que agrupa a los países desarrollados y en vías de desarrollo más grandes del mundo, se reunieron la semana pasada en su cumbre de dos días en Pittsburgh. Las reuniones del G-20, que fue formado tras la crisis financiera asiática, fueron elevadas al nivel de jefes de Gobierno en noviembre.
“De pronto estamos en una mejor posición para tener este tipo de cooperación y coordinación económica que antes”, dijo Strauss-Kahn en una entrevista el 21 de setiembre. Las conversaciones del G-20 son una oportunidad para “arreglar la manera en la que trabajamos juntos para gobernar la globalización, y quizá funcione”.
Strauss-Kahn señaló además que Estados Unidos puede hacer su parte aumentando el nivel de ahorros del país y reduciendo su déficit de presupuesto, y que China puede contribuir impulsando la demanda nacional, lo que tendría el efecto de revaluar su moneda, el yuan.
China quizá esté más dispuesta a cooperar cuando consiga mayor influencia en el FMI, algo que se espera que los líderes anuncien al pedir un cambio en los derechos de votación que favorecería a los mercados emergentes, dijo horas previas a la cumbre.
China ha superado a Alemania para convertirse en la tercera economía del mundo con un producto interno bruto anual de unos $3,9 billones, según datos de Bloomberg.

Ver comentarios