Enviar

¿Está listo para ajustar su portafolio?

Estimados lectores espero que este sea para todos un venturoso nuevo año. En lo que ha transcurrido del mes ya se han comenzado a escuchar los comentarios de varios analistas en torno a los posibles escenarios que se esperan.
Algunos de los pronósticos suenan muy oscuros, como el recientemente emitido por el Banco Mundial, que prevé una desaceleración mundial, y otros un poco más optimistas.
Cualquiera que sea el escenario, es hora de considerar un cambio en la composición de su portafolio de inversión. Debemos comenzar recordando que lo que no debemos cambiar es la estrategia de inversión que nos hemos trazado; es decir, que si pensamos invertir a largo plazo, allí es donde debemos quedarnos; la recomposición del portafolio simplemente obedece al ajuste necesario que hay que hacer hoy para poder mantener la estrategia fijada.
Un ejemplo, si hemos comprado bonos latinoamericanos de largo plazo (vencimiento igual o mayor a 2025), lo que podemos hacer es cambiar hoy los títulos que pudieran ser más estables: cambiar deuda de Argentina, digamos, de largo plazo, por deuda de Brasil del mismo tenor.
Lo que no podemos hacer es cambiar bonos de largo plazo por Treasuries (bonos del tesoro norteamericano), a corto plazo, simplemente porque los analistas consideran que son más rentables hoy.
Los analistas en general coinciden que los bonos continuarán siendo más atractivos y estables durante el 2012 que las acciones, y en especial los bonos latinoamericanos, ya que sus rendimientos van a poder ajustarse mejor a los posibles shocks económicos.
Las acciones, por su parte, parecieran mantener la volatilidad registrada en 2011, manteniendo las expectativas positivas sobre los sectores de tecnología y servicios. Es posible que las acciones respondan mejor al esperado aumento del gasto público que se producirá debido al proceso electoral en Estados Unidos de noviembre de este año.
En este sentido, es posible que la famosa estrategia conservadora del 60% bonos y el 40% acciones funcione para los inversionistas de corto plazo.
Con respecto al sector inmobiliario, no se espera una mejoría sino más bien que continúe lento; en especial en Estados Unidos, aunque la construcción de centros comerciales y oficinas parece haber ganado cierto repunte en la región centroamericana.
Finalmente, se espera que el euro continúe debilitado ante la situación de estabilidad económica de la comunidad europea, por lo que quizás sea mejor endeudarse que invertir en esta moneda.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Twitter @alfredopuerta

Ver comentarios