Enviar
ESQUINA EPICUREA
Increíble


¡Esta historia es verdaderamente inverosímil! Juzguen ustedes: ¿cómo es posible que una de las más prestigiosas revistas internacionales de vinos pueda otorgar un premio a un restaurante por tener una de las mejores cartas de vinos y resultar que el restaurante no existe?
Sí, como lo leen… ¡no existe!
El premio otorgado por la famosa revista al restaurante “Osteria L'Intrepido”, el cual fue inventado por un crítico de vinos, calificaba a dicho restaurante como ganador del “2008 Restaurant Award Winer” en la edición de agosto pasado (ver página del falso restaurante en la dirección http://osterialintrepido.wordpress.com), en la cual el susodicho expone la historia, los argumentos de su trama y la justificación del intrépido acto.
Lo que el crítico deduce, en una saga que se propaga por los medios como pólvora encendida con matices de evento inaudito, es la duda sobre la rigurosidad con que algunas revistas especializadas analizan a los postulantes a premios que nos llegan anunciados con altos “ratings”.
Inevitablemente esta historia ha desnudado una realidad y nos lleva a tener mucho cuidado de la fuente de información, sobre todo en el mundo gastronómico, del cual muchos nos sentimos inspirados a hablar.
El tema se pone más espeso al manifestar el especialista en el tema de vinos, que al cobrar por la inscripción para participar ($250), la revista recauda la no despreciable suma de más de $1 millón, pues son más de 4 mil los restaurantes que envían sus listas para participar.
Para hacer más creíble la historia, el crítico abrió una página en Internet con el nombre del restaurante, se las ingenió para conseguir un teléfono de la ciudad de Milán en la cual supuestamente se ubicaba y lo conectó a una contestadora automática que decía que el restaurante estaba cerrado en el momento y que dejaran el mensaje.
Además, inventó una lista de vinos con más de 250 tipos.
En el esfuerzo por manejar el daño creado, el director de la revista manifiesta que “realizaron intentos por comprobar los hechos llamando al restaurante”. El crítico responde que es cierto; sin embargo, no los continuaron para constatar su existencia.
Finalmente, el crítico manifiesta que la única llamada que recibió fue después de habérsele otorgado el premio y que tenía como objetivo ofrecerle pautar un anuncio del restaurante ganador en una futura publicación especial de la revista… Sin palabras… Buen provecho y hasta la próxima semana.


Alfredo Echeverría
Director Ejecutivo
Grupo HRS Consultores
Ver comentarios