Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Esquiar sobre rocas, la nueva normalidad con el cambio climático

Bloomberg | Viernes 01 enero, 2016

Parece que 2015 será el año más cálido en todo el mundo debido al calentamiento mundial, y el segundo más cálido en Europa, después de 2014. Apenas hay nieve en las soleadas pistas del norte de los Alpes por debajo de los 2 mil metros. Más al sur, la nieve se ha derretido a una cota de 3 mil metros. Bloomberg/La República


 La población de Chamonix, en Francia, ha abierto un zoológico de animales domésticos para entretener a los niños, que no pueden esquiar.
En el municipio suizo de Laax, los operadores han subido los precios de los ascensores para dejar fuera a esquiadores de altitudes más bajas.
En Meribel, helicópteros tienen que transportar nieve, y en Saint-Martin-de-Belleville, el alcalde ha pedido a los residentes que eviten ir a las pistas.
Estas son medidas para hacer frente al que parece que será el peor diciembre sin nieve que se recuerda en las estaciones de esquí europeas, destino de vacaciones de estrellas de cine y familias acomodadas con niños.
En un continente donde las vacaciones de esquí son la norma, la crisis invernal está dañando las economías locales, que podrán sufrir aún más si las reservas de hotel no mejoran.
Y puede que esta no sea la última temporada sin nieve, dijo Daniel Goetz, meteorólogo e investigador de nieve del servicio del tiempo francés.
“Con el cambio climático se espera que los inviernos con escasa nieve sean más frecuentes”, dijo Goetz. “En el futuro, cada vez será más difícil ofrecer pistas con nieves”.
Craig Jones, que trabaja en un banco en Londres y al que le encanta esquiar, esperaba con entusiasmo las vacaciones de Navidad para llevar a sus hijas a la estación francesa de Morzine, donde había alquilado un chalet hace cinco meses.
Pero no fueron unas vacaciones de ensueño. Con las pistas cubiertas de aguanieve, roca y barro, la familia intentó ir a Avoriaz a 40 minutos en coche, que está a una altitud mayor. Pero estaba lleno de gente. “Llevamos a las niñas a la piscina”, dijo Jones. “Teníamos el iPad para entretenerlas y dimos algunos paseos”.
En algunas zonas incluso los fabricantes de nieve artificial lo han tenido difícil por el aire frío y pesado del valle, dijo Christoph Marty, climatólogo del Instituto Suizo de Investigación de Nieve y Avalanchas.
“Hemos estado buscando otras actividades”, dijo Liz Mercer, propietaria de BlackRock Ski Lodge, un chalet de lujo para realizar actividades deportivas en Les Houches, cerca de Chamonix. Chamonix y Les Houches han hecho enormes esfuerzos montando una pista de patinaje sobre hielo y abriendo un parque de animales que normalmente se utiliza solo en verano.
“Los instructores de parapente han estado muy ocupados”, dijo Mercer. “Muchos se han puesto muy contentos de ponerse las botas de senderismo e ir caminando a un restaurante de montaña”.
La práctica de esquí durante el invierno es una actividad habitual de las familias acomodadas europeas, y no es probable que una o dos temporadas de poca nieve vayan a cambiar este hábito drásticamente.
En Francia, donde mucha gente tiene cinco semanas de vacaciones o más, las familias con niños frecuentemente van de vacaciones de esquí al menos una vez al año.
El sistema educativo también ayuda, ya que los niños tienen vacaciones en febrero. En Múnich los niños reciben clases de esquí en el colegio y van de excursión de esquí una vez al año. No hay austriaco que se precie como tal que se pierda una vacación de esquí.
Este año la falta de nieve significa huesos rotos, o incluso peor. El hospital universitario Innsbruck, donde llegan en helicóptero los casos más complicados del Tirol austriaco, recibe unos 100 esquiadores y aficionados al snowboard todos los días.