Enviar
Diferencias fiscales en el istmo afectan crecimiento de compañías que buscan ampliar mercados
Esquemas tributarios complican expansión regional

• Firmas deben tener una estrategia global, no local, aseguran empresarios

Wilmer Murillo
[email protected]

Los diferentes esquemas tributarios entre los países que firmaron el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos podrían estar obstaculizando las ambiciones de expansión regional de algunas compañías.
Aunque es una región de apariencia comercial homogénea, las particularidades locales en temas impositivos hacen que muchas compañías desaprovechen ventajas competitivas o aprendan por prueba y error, con costos financieros y de crecimiento.
“Pretendemos llenar la necesidad existente en la región, que si bien es pequeñita, el caso es que las empresas no están pensando operar en un solo país”, dijo Allan Saborío, director de la firma consultora Deloitte, quien señaló que gran cantidad de compañías centroamericanas se están regionalizando.
Honduras tiene renta mundial, y el resto de los países territorial, lo que significa que solo se pagan impuestos por lo que producen en el país. A nivel de remesas hay tarifas muy variadas, lo mismo que los hechos gravables.
Todos los países tienen su propia legislación sobre este particular, son siete esquemas diferentes, como modos distintos de actuar tienen las administraciones tributarias de cada uno.
Así, por ejemplo, mientras en Costa Rica el Impuesto al Valor Agregado (IVA) es del 13%, lo mismo que en El Salvador, en Guatemala es del 12%, en Nicaragua del 15% y en República Dominicana del 16%. En cambio en Panamá es de solo un 5% y en Honduras está subdividido en un 12% por concepto de compra y venta y prestación de servicios, mientras que por venta e importación de bebidas alcohólicas y tabaco es de un 15%, según datos aportados por Deloitte.
Pretender que desde un solo país se pueda asesorar las compañías es peligroso, porque nadie conoce la legislación de cada nación ni cómo actúa cada administración tributaria. “Es algo que trasciende la capacidad de empresas y personas”, señaló Saborío.
La conclusión es que hay siete países pequeños, pero creciendo en promedio un 5% y muchas firmas buscando la regionalización. Mientras tanto, se completan esfuerzos para homologar legislaciones con el apoyo de organismos multilaterales de crédito.
“La empresa que no esté actualizada en lo que significa la normativa tributaria y no pueda cumplirla se está autoimponiendo una barrera de entrada a estos mercados”, comentó por su parte, Pablo Vargas, gerente general de Café Britt.
“La normativa tributaria es un área de mucho desarrollo en los próximos tres o cinco años en la región”, considera el gerente. “Los procesos de acuerdos comerciales, la internacionalización de las empresas, los procesos de globalización aumentan la importancia del cumplimiento de las normas tributarias”, señaló.
Ese proceso de internacionalización hace que las normas fiscales se vuelvan muy importantes y las compañías deben tener una estructura tributaria acorde cada vez más con ciertos estándares internacionales, dijo el gerente.
Estas son algunas conclusiones logradas durante un seminario regional celebrado el jueves anterior en el hotel Marriott y organizado por la firma Deloitte, con la presencia de 90 compañías centroamericanas y del Caribe.
Ver comentarios