Foto 1
Enviar

Costa Rica no se enlista para la guerra de las monedas

Espere apreciación en lugar de un dólar fuerte

Países latinoamericanos se deprecian para ser más competitivos

Tendremos apreciación en el tipo de cambio en gran parte de 2015, a diferencia de lo que pasa en casi todos los países latinoamericanos, donde hay depreciación de sus monedas.

201503152225330.in111.jpg
Así que espere un colón más barato respecto al dólar, lo que podría beneficiar a los deudores en moneda extranjera que no son generadores de esa divisa, a los importadores y a los especuladores que comprarían dólares baratos esperando un repunte en 2016.
Igualmente, no crea que la apreciación vaya a ser fuerte, ya que el Banco Central indicó en su Programa Macroeconómico un plan de compras de divisas hasta por $800 millones, lo que sostendría cualquier presión fuerte hacia la baja.
En la última semana el colón tomó fuerza, cerrando la semana en ¢533,53 por dólar en el mercado mayorista, poco más de ¢2 por encima de hace siete días.
La teoría económica dictaría que ante una menor oferta de moneda extranjera y condiciones externas más favorables, el camino del colón deberá ser hacia la depreciación, no obstante, el entorno interno ha probado ser para nuestro mercado más relevante en el comportamiento del dólar, explica Silvia Jiménez, Gerente de Inversiones, Davivienda.
Por su parte, el Banco Central tiene como principal instrumento la administración de reservas monetarias, ya que tiene niveles cómodos para así administrar sus objetivos (estabilidad cambiaria, inflacionaria y crecimiento); una de las principales líneas de la entidad ha sido la estabilidad, por lo que no es esperar que permita fuertes movimientos hacia ninguno de los lados, explica la experta.
Pero, ¿por qué no vivimos lo mismo que pasa en otras fronteras, de países emergentes cómo México, Colombia, Brasil, Chile, entre otros?
Esta guerra por devaluar las monedas es una forma mediante la cual muchos países se benefician del crecimiento de Estados Unidos, ya que, al debilitar su divisa, las exportaciones se hacen más competitivas y por lo tanto crecen más.
Costa Rica por su parte no se enlista para esta guerra por diversas razones.
La primera es que, a diferencia del resto de economías grandes de mercados emergentes latinoamericanos como los mencionados, no es un país exportador de materias primas.
Así que el efecto en nuestro mercado cambiario es al contrario de estos países, tal y como lo hemos visto en varias publicaciones realizadas por INVERSIONISTA.
Si ellos se están devaluando, en Costa Rica hoy existe un excedente de divisas en el mercado cambiario que generará fuerzas de apreciación del colón, en especial por el tema de los $1.000 millones que entraron de los eurobonos colocados la semana trasanterior.
Además, la menor demanda por dólares gracias a los bajos precios del petróleo es otro detonante de esto.
Por otro lado, a diferencia de las monedas emergentes que se transan en los mercados globales, el colón costarricense depende básicamente de la realidad de nuestro pequeño mercado local.
No tenemos grandes inversionistas, ni traders, negociando colones en las bolsas del mundo financiero desarrollado, como sí le sucede a otras monedas.
Fuera de nuestro continente, también se vive una guerra de divisas, las políticas monetarias expansivas que implementó Japón y ahora la eurozona ha fortalecido aún más el dólar, que cerró la semana en dígitos que no se veían desde hace diez años, respecto al euro.
El mercado de divisas mundial ve un alto grado de volatilidad ante las medidas de los bancos centrales en un intento por generar crecimiento.

201503152225330.in11.jpg

Fabio Parreaguirre
[email protected]

Ver comentarios