Esperanza se asoma en sombrío panorama económico
Enviar
Esperanza se asoma en sombrío panorama económico


Nueva versión de plan de rescate financiero incorpora medidas dirigidas al ciudadano promedio

Eugenia Soto y EFE
[email protected]

El Senado de Estados Unidos revivió con su aprobación el miércoles por la noche el moribundo plan de rescate de la Casa Blanca, para respiro del propio Gobierno, del Congreso y de los mercados.
Sin embargo el plan carecía al cierre de esta edición del aval de la Cámara Baja, votación que estaba programada para el viernes.
Después del descalabro del plan en la Cámara de Representantes el pasado lunes, el senado fue capaz de aprobar el plan de rescate de la banca por importe de $700 mil millones, gracias a la incorporación de numerosas medidas dirigidas al ciudadano medio.

En un intento de sumar apoyos entre los legisladores, el Senado le ha incorporado nuevos puntos, como alivios fiscales y medidas que benefician al ciudadano medio relacionadas con la protección de los depósitos bancarios y medidas sanitarias.
El eje central del acuerdo sigue siendo la capacidad del Tesoro para adquirir la deuda de mala calidad de los bancos por un importe de hasta $700 mil millones.
De ellos, podrá usar $250 mil millones inmediatamente y otros $100 mil si el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, determina que los necesita.
El Congreso puede retener los otros $350 mil millones si no está satisfecho con el desempeño del programa
El Senado también elevó de $100 mil a $250 mil la garantía que se aplica a los depósitos de los clientes bancarios cuando una entidad se ve abocada al cierre o a la quiebra. Esa medida tiene por objeto mantener la confianza en el sistema bancario y evitar la fuga de dinero de una entidad a otra.
Millones de contribuyentes con ingresos medios se beneficiarán de la exención a la llamada “Tasa Mínima Alternativa”, una norma que, en general, implica impuestos más elevados.
Además se conceden desgravaciones fiscales y otros incentivos para las empresas o particulares que inviertan en energías renovables, como plantas solares o eólicas, producción de etanol celulósico, o en la compra de coches eléctricos o híbridos.
La versión del Senado da autoridad a la Comisión de Valores estadounidense para prohibir la práctica conocida como “mark to market”, que permite a las entidades asignar a un bien el valor de mercado.
Por otro lado el Gobierno limitará los ingresos de los directivos de las compañías participantes en el programa. Los jefes de empresas en quiebra no podrán recibir beneficios multimillonarios cuando sean despedidos, los cuales se conocen en el argot financiero estadounidense como “paracaídas dorado”.




Ver comentarios