Enviar
Espectáculos de tierras lejanas
El mimo israelí Hanoch Rosenn y Los Niños Virtuosos del Cáucaso volverán al país en junio y julio

Un viaje tridimensional por ciudades, bosques y hasta la Luna, en el que solo se vale hablar con los movimientos del cuerpo, así como una velada en la que brillará la danza tradicional de Georgia, son los próximos dos eventos que se asoman en la agenda de los ticos.
El mimo israelí Hanoch Rosenn y Los Niños Virtuosos del Cáucaso regresarán al territorio nacional.
Las citas cobrarán vida entre junio y julio, y ambas son organizadas por Interamericana de Producciones, empresa que señaló a MAGAZINE que el banderazo de salida lo dará el israelí.
El artista, conocido como “El Príncipe del mimo” ,se presentará en el Auditorio Nacional el 5 de junio, con su espectáculo “Speaks for Him-self”.
En esta velada, el israelí invitará a viajar por ciudades, bosques y hasta la Luna, usando vídeos, animación en tercera dimensión y efectos teatrales y de sonido.
También “los meterá de cabeza” en su mundo y los subirá al escenario para que animen con él situaciones cotidianas, para que vivan “una divertida y extravagante celebración”, según la productora.
Las entradas para esta función tienen un costo de ¢30 mil en el primer piso del auditorio y ¢25 mil en el segundo piso.
Además pueden adquirirse a través de la página www.mundoticket.com y sus puntos de venta Servimás de Hipermás, Más x Menos autorizados, Tiendas Bansbach y La Barbería en Lindora así como en tiendas Gollo.
La velada del israelí comenzará a las 7.30 p.m. y forma parte de una gira que está haciendo por Latinoamérica, que también incluirá funciones en El Salvador, Panamá, Guatemala, República Dominicana y Ecuador, entre otros países.
Los brincos impresionantes de Los niños Virtuosos del Cáucaso por su parte, tomarán la atención a finales de julio, en el Teatro Popular Melico Salazar.
La fecha exacta y el costo de los boletos para estas citas serán dados a conocer más adelante, según detalló la productora.
Este grupo folclórico infantil es reconocido internacionalmente por mantener viva la danza georgiana llena de vitalidad, energía, destreza y virtuosismo.
En sus presentaciones muestran técnicas impresionantes como saltar y caer sobre la punta de los pies sin protección alguna, salvo botas de cuero, y cuando brincan caen y giran sobre sus rodillas, demostrando así su fuerza, equilibrio y agilidad.

Carolina Barrantes
[email protected]
Ver comentarios