España abre guerra a Argentina
Enviar
España abre guerra a Argentina

El Gobierno español advirtió ayer a las autoridades argentinas de las graves consecuencias que puede acarrear al país suramericano su decisión de expropiar las acciones de Repsol en YPF, medida que la petrolera española calificó de "ilegitima e injustificable" y anunció que pedirá compensaciones.
El malestar español por el anuncio realizado el lunes por la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, fue expresado ayer por varios miembros del Gobierno, incluido el presidente Mariano Rajoy desde México, donde se encuentra en su primera visita oficial a un país de Latinoamérica.

En Madrid, su ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, convocó ayer por segunda vez al embajador argentino, Carlos Bettini, para comunicarle personalmente el disgusto de las autoridades españolas y advertir asimismo sobre las consecuencias negativas que puede tener la medida para la economía de ese país.
El jefe de la diplomacia española resumió su opinión con la frase de que "Argentina se ha dado un tiro en el pie" con su decisión de intervenir YPF ya que la medida puede suponer, entre otras consecuencias, que el país vea cortado "el acceso al crédito internacional".
El ministro de Industria, José Manuel Soria, que considera un gesto "hostil" hacia España la expropiación de las acciones de Repsol, dijo que el Ejecutivo de Madrid prepara medidas de respuesta en el ámbito "diplomático, comercial, industrial y energético".
Las medidas, que no han sido concretadas, pueden ser aprobadas el próximo viernes en la reunión semanal del Consejo de Ministros, según García Margallo.
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, también avisó a Buenos Aires de que su decisión supondrá una "modificación" en la consideración y el "trato preferente" de España hacia Argentina.
Además de la ofensiva diplomática del Gobierno español, que logró el respaldo de las autoridades de las instituciones de la Unión Europea y de países como México, que preside el G20, la petrolera española anunció ayer que reclamará compensaciones.
Su presidente, Antonio Brufau, acusó a las autoridades argentinas de haber planificado una campaña de "hostigamiento, coacciones y filtraciones interesadas" para provocar el derrumbe del precio de YPF y facilitar así su expropiación a precio de saldo.
En una multitudinaria conferencia de prensa en Madrid, Brufau calificó los planes del Gobierno de Cristina Fernández de nacionalizar la filial de Repsol de acto "absolutamente ilegítimo e injustificable" y los relacionó con el descubrimiento del yacimiento "Vaca Muerta", que calificó de "muy goloso".
El presidente de la petrolera anunció que recurrirá al arbitraje internacional y exigirá compensación por las acciones expropiadas.

Madrid/EFE

Ver comentarios