Enviar

Ese misterio llamado convexidad de los bonos

Si usted está en el mercado de bonos, seguramente ha escuchado los términos duración y convexidad del bono; de hecho, muchas de las gráficas que muestran los puestos de bolsa en el país, están expresados como una relación entre la tasa de interés y su duración.
La gran ventaja que tienen los inversionistas del mercado de bonos a diferencia de los que están en otros mercados es que los instrumentos de medición de estos son bastante precisos en determinar el precio que debería tener en el mercado y es por eso que es importante conocer estos indicadores.
Existe una relación directa entre el precio de los bonos y las tasas de interés, cuando estas suben los precios de los bonos bajan y por el contrario cuando las tasas bajan los precios de los bonos suben (los entendidos en matemática me sabrán disculpar el uso de la palabra directa en esta explicación).
El problema es que esta relación no es lineal, es decir que un aumento del 1% en las tasas de interés no necesariamente representa una caída del 1% en los precios de los bonos, por lo que existen bonos que son mucho más sensibles a las variaciones de las tasas de interés que otros y esto es lo que se conoce como la convexidad. En otras palabras que la relación entre tasas de interés y precio de los bonos es ligeramente curva.
Cuando los cambios en las tasas de interés son pequeños, posiblemente pensar que las variaciones de tasas y precios tienen la misma proporción puede que tenga sentido, pero si los cambios son bruscos lo más seguro es que no sea así, especialmente si las tasas bajan.
Los analistas usan la herramienta de la Duración para calcular las variaciones entre tasa y precio cuando estas son pequeñas. Si bien la Duración lo que mide es el momento en que el inversionista recupera lo que pagó por el bono, modificando la fórmula se puede obtener el cambio porcentual de precio por una variación en la tasa de interés.
La convexidad es un ajuste que se hace a la fórmula de la duración para tratar de determinar con mayor precisión esta sensibilidad de los bonos. A mayor convexidad, el bono es más sensible a los cambios de tasas de interés.
La utilidad de la convexidad se aprecia mucho más cuando se forman portafolios de inversión, ya que usted puede unir las convexidades individuales de los bonos para reducir la convexidad total del portafolio y hacer su inversión más segura. De igual forma cuando se seleccionan inversiones, si dos bonos tienen la misma convexidad pero uno de ellos tiene un cupón mayor, su sensibilidad a las tasas de interés será menor.
Estos elementos que pueden sonar muy técnicos, vale la pena estudiarlos con detenimiento, ya que pueden ser de gran ayuda para los inversionistas.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Twitter @alfredopuerta

Ver comentarios