Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Escaso apoyo a Yellen refleja politización de la Fed

Bloomberg | Miércoles 08 enero, 2014

Janet Yellen fue confirmada por el Senado convertirse en la primera mujer al frente de la Junta de la Reserva Federal con un voto de 56 a 26. Bloomberg/ La República


Escaso apoyo a Yellen refleja politización de la Fed

La confirmación de Janet Yellen como presidente de la Reserva Federal con el menor apoyo del Senado registrado hasta el presente muestra que el Banco Central todavía está sometido a un riguroso examen político seis años después de la crisis financiera.
La votación del Senado de 56 a 26 para confirmar a Yellen significa que consiguió aún menos apoyo que el presidente saliente, Ben S. Bernanke, cuya confirmación de 2010 para un segundo mandato por 70 a 30 votos representó la mayor oposición a un jefe de la Fed.
El mandato de Bernanke termina el 31 de enero.
Yellen se hará cargo de una Fed con un balance de $4,02 billones inflado por un programa de flexibilización cuantitativa, implementado para sacar al país de la recesión más profunda desde la década de 1930, que provocó fuertes críticas republicanas.
Los rescates de firmas financieras durante la crisis, como el de American International Group Inc., expusieron a la Fed a acusaciones de que se había extralimitado en sus facultades.
“En el actual clima político, probablemente es poco realista esperar que las cosas se enfríen”, dijo Roberto Perli, socio de Cornerstone Macro LP de Washington y ex economista de la Fed. “La Fed se vio obligada por las circunstancias de la crisis a tomar una serie de medidas controvertidas, no sólo la flexibilización cuantitativa sino también toda la respuesta a la crisis, los rescates, las facilidades que se instrumentaron para los bancos y los no bancos”.
Yellen, de 67 años, la primera mujer que estará al frente de la Fed, dirigirá una reducción del programa de estímulo sin precedentes del banco central si la economía tiene un desempeño como el que se pronostica.
La Fed dio el primer paso hacia la salida el mes pasado, cuando redujo el ritmo mensual de compra de activos de $85 mil millones a $75 mil millones, haciendo referencia a las mejoras en el mercado laboral.
Los detractores republicanos de la Fed dicen que las compras de bonos crean el peligro de una burbuja de precios de activos y podrían fomentar la inflación, aun cuando los aumentos de precios siguen contenidos.
El índice del gasto de consumo personal, el parámetro preferido de la Fed, subió 0,9% interanual en noviembre y se mantiene por debajo del objetivo de 2% de la Fed desde hace 19 meses.
“El mercado de valores se ha vuelto adicto a las políticas de dinero fácil de la Fed”, dijo Charles Grassley, senador republicanode Iowa, que votó contra la designación de Yellen, en el recinto del Senado. “Los beneficios para la economía general en el mejor de los casos han sido cuestionables”.
Este escepticismo del Congreso “significa que la conducción de la Reserva Federal va a tener que dedicar más tiempo a hablar con el público y con el Congreso sobre lo que está haciendo”, opinó Lewis Alexander, economista jefe estadounidense de Nomura Holdings Inc. en Nueva York.