Escasez protagoniza inicio del año en Venezuela
El responsable de las "supercolas" no es el contrabandista ni es el empresario, sino el modelo de control que impide una oferta plena, según Luis Vicente León, economista y presidente de la firma encuestadora Datanálisis. AFP/La República
Enviar

Escasez protagoniza inicio del año en Venezuela

El 2015 empezó en Venezuela con grandes filas en los abastos y supermercados a lo que llegó algún producto escaso, como el jabón de lavar ropa o los pañales, un problema que, según empresarios y productores, ya tiene un par de años pero que este enero tocó niveles críticos.
Las causas de esta escasez de artículos básicos, una lista que incluye productos como la carne, la leche y los medicamentos, varían según la fuente y se mencionan, entre otras razones, la intermitencia en la entrega de divisas en el marco del control de cambio, el contrabando y el desabastecimiento natural de principios de año.
El desabastecimiento se produce, además, en un escenario de recesión económica, con una inflación de más del 60%, según el Banco Central de Venezuela, y con el precio del barril del petróleo, principal fuente de ingreso de Venezuela, en $47 con tendencia a la baja.
La atmósfera que se respira en los supermercados es de tensión, ya sea en las largas "colas" o filas o cuando se está a la expectativa de la apertura de cajas con productos escasos y las multitudes de compradores se apuran y empujan para poder obtener alguno de los artículos.
Carmen Meléndez, ministra del Interior, anunció la instalación de un operativo para resguardar la seguridad de los venezolanos que se encuentran en abastos y supermercados y, tras negar que existe escasez de productos, pidió a los consumidores que "dejen la desesperación" pues hay productos para todos.
Luis Vicente León, economista y presidente de la firma encuestadora Datanálisis, ha dicho sobre las filas en los supermercados y redes de comercios que el responsable de las "súper colas" no es el contrabandista ni es el empresario, sino el modelo de control que impide una oferta plena.
Asegura que la mayoría de esas filas corresponden principalmente a desplazamientos masivos de personas que trabajan comprando productos regulados para venderlos a precios más altos en el mercado informal.
Asimismo, señala que "el espectáculo visual" de las filas altera el mercado completo y estimula las compras "nerviosas", pues se trata de una reacción natural de protección de los consumidores.
Francisco Martínez, primer vicepresidente de Fedecámaras, la mayor patronal de Venezuela, dijo que si bien es normal que exista algún porcentaje de desabastecimiento cuando se inicia un nuevo año, la principal causa de la escasez en el país es el sistema de control de cambio de divisas que funciona desde 2003.
A su juicio, Venezuela no tiene un sistema de divisas que sea confiable, transparente ni constante, que le permita el acceso de las divisas a los ciudadanos y sobre todo a las empresas para poder adquirir los bienes intermedios y las materias primas necesarias para producir los bienes y servicios.
El empresario señala, además, que hay fallas progresivas de abastecimiento que se vienen arrastrando desde 2013 lo que ha impedido una eficaz reposición de mercancía en los comercios.
Para la patronal, dijo Martínez, la solución al problema pasa por la implementación de un sistema que unifique los tres tipos de cambio de la moneda que actualmente funcionan en el país, al señalar que cada vez que escasean las divisas, escasean los bienes y servicios.
Fedecámaras espera que sus sugerencias sean escuchadas al atender a una convocatoria que el presidente Nicolás Maduro dijo que haría en los próximos días a los empresarios para impulsar el aparato productivo.

Las fallas en la entrega de divisas sería también la causa del desabastecimiento de medicamentos, de acuerdo con Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana, que aseguró que el sector reporta hasta un 70% de fallas de distribución de fármacos.
Ceballos señaló que al sector farmacéutico no se le pueden entregar divisas "cuando le provoque al Estado" y aseguró que aunque esta situación de desabastecimiento viene persistiendo desde hace unos dos años hoy en día se reporta una situación crítica.
Además, criticó al Gobierno venezolano por, supuestamente, no estimular la producción nacional de medicamentos y dedicarse solamente a importar los fármacos.
Maduro ha asegurado que desde hace más de un año existe una "guerra económica" en contra de su Gobierno que le han declarado los empresarios privados con ayuda de la oposición y del "Imperio" estadounidense y que de ella se desprenden la alta inflación "inducida", el acaparamiento de productos y el contrabando.
Félix Freites, coordinador de la Alianza Nacional de Protección al Comerciante, también manifestó que aunque es normal que a principios de año se observe desabastecimiento de algunos productos, a su juicio, el problema de la escasez que se observa en el país tiene que ver con el contrabando.
Por su parte, Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, se encuentra en Catar analizando la situación del petróleo en conjunto con los países petróleros.
Ayer, se reunió en Doha con Tamim bin Hamad al Zani, emir del país, en el marco de una gira regional para abordar la bajada de los precios del petróleo.
Los jefes de Estado analizaron en su encuentro los lazos bilaterales y las medidas a tomar para reforzar estas relaciones, así como asuntos regionales e internacionales, según la agencia oficial catarí Qna.
El emir ofreció un banquete de gala a Maduro, que llegó el pasado domingo al aeropuerto internacional de Doha, donde fue recibido por el ministro catarí de Energía e Industria, Mohamed bin Salah al Sada.
La anterior escala de su gira regional, en la que va acompañado por una nutrida delegación ministerial que incluye a los titulares de Asuntos Exteriores, Petróleo, Economía y Defensa, fue Arabia Saudí.
En Riad, el dirigente venezolano se reunió con el príncipe heredero saudí, Salman bin Abdelaziz, quien tranquilizó a Maduro sobre el estado de salud del monarca Abdalá, de 90 años, que lleva hospitalizado dos semanas y recibe tratamiento por una neumonía.
Tanto Venezuela como Arabia Saudí y Catar son miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), pero difieren en sus posturas respecto a la caída de los precios del crudo.
Este continuado descenso obedece a varios factores, entre ellos la decisión de la OPEP de mantener los actuales niveles de producción, en unos 30 millones de barriles diarios.


Caracas/EFE

Ver comentarios