Enviar
Escasez de mano de obra perjudica a constructoras brasileñas

Sao Paulo
Brasil

El fortalecimiento de la economía brasileña está encareciendo la mano de obra de constructoras como Cyrela Brazil Realty SA y Even Construtora e Incorporadora SA, socavando las ganancias futuras después que las acciones de las empresas casi duplicaron el alza del 74% que el índice Bovespa ha tenido este año.
Decenios de bajas inversiones en la enseñanza le están dificultando a Even, la mayor constructora de hogares de São Paulo, encontrar ingenieros, soldadores, electricistas y demás personal diestro para satisfacer la demanda de obras, dijo el jefe ejecutivo Carlos Terepins en una entrevista.
Cristiano Hees, analista de Brascan Corretora, calcula que el costo de las obras, incluso el del personal, superará la inflación por dos puntos porcentuales en los próximos trimestres. Añadió que el aumento de la demanda elevó el sueldo anual de un ingeniero recién titulado a 133 mil reales ($77.283) y la remuneración podría subir más según Brasil se prepare a ser la sede de la Copa Mundial de fútbol de 2014 y las Olimpiadas del 2016.
“Esto afectará a los márgenes de las empresas de alguna forma”, dijo Hees. “Es un asunto muy importante porque hay mucha demanda en todo el sector”.
Se espera que un informe del Ministerio de Trabajo diga que la contratación de personal se redujo en octubre respecto del ritmo de septiembre, el más veloz de este año, mientras que permaneció por encima del promedio de 211 mil puestos de trabajo de los tres últimos meses, según Neil Shearing, economista de mercados emergentes en la firma Capital Economics Ltd. en Londres.
Carlos Lupi, ministro de Trabajo, dijo el 11 de noviembre que la creación de empleos casi se duplicará el año próximo a una cantidad sin precedentes de 2 millones, principalmente en la construcción, el comercio minorista y el turismo.
Guido Mantega, ministro de Hacienda, dice que el crecimiento económico se acelerará “fácilmente” a un 5% en el 2010, superando el ritmo promedio de un 3,28% del decenio pasado. Los economistas temen que se creen cuellos de botella si las compañías no encuentran suficientes trabajadores para ejecutar los planes de expansión.
“Brasil no invirtió lo suficiente en la enseñanza”, dijo Terepins, que dirige una fuerza trabajadora de unas 7 mil personas en 50 obras. “Las constructoras de viviendas encararán una escasez de trabajadores diestros en los próximos dos o tres años”.


Ver comentarios