Escasez de combustible latinoamericano beneficia a Estados Unidos
América Latina ahora recibe el 42% de las exportaciones de combustible de los Estados Unidos. Shutterstock/La República
Enviar

La crisis de las refinerías latinoamericanas ha resultado una bendición para los productores de combustible de los Estados Unidos.

De la brasileña Petróleo Brasileiro a la mexicana Petróleos Mexicanos, las empresas petroleras estatales no han logrado completar nueve proyectos por valor de por lo menos $36.400 millones que habrían suministrado 1,2 millones de barriles de gasolina y diésel por día. Las refinerías estadounidenses han acelerado el ritmo para contribuir a llenar ese vacío. Las exportaciones casi se duplicaron en los últimos seis años, según la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos.

{l1}533345001{/l1}

La caída del precio del petróleo, los altos niveles de deuda y la imposibilidad de encontrar socios para ayudar a financiar los planes son algunas de las razones que mencionaron Pemex, Refinadora Costarricense de Petróleo y la colombiana Ecopetrol para posponer los planes. Petrobras de Brasil se ha visto frenada por la caída de los precios así como por un escándalo de corrupción.

“Los planes de inversión de las refinerías de la región se han frustrado en el último año aproximadamente”, dijo en un correo electrónico Mara Roberts, analista de BMI Research en Nueva York. “América Latina está muy interesada en absorber la creciente oferta estadounidense”.

Las exportaciones de Estados Unidos a la región aumentan constantemente y llegaron a un récord de 1,8 millones de barriles diarios este año. América Latina ahora recibe el 42% de las exportaciones de combustible de los Estados Unidos, por encima del 38% de hace una década. La producción estadounidense de combustibles aumentó 4,1% en dos años a un récord de 19,9 millones de barriles en 2015, muestran los datos de la EIA.

{l2}533344389{/l2}

Compañías como Valero Energy, Marathon Petroleum y PBF Energy aumentaron el ritmo operativo de sus refinerías y, con un crecimiento más lento de la demanda interna, los envíos a América Latina ayudan a absorber el exceso de oferta de combustible. El índice de utilización fue de 93,3% en la semana que terminó el 29 de julio, el más alto desde noviembre.

Impulsadas por el petróleo y el gas baratos de las formaciones de shale, las refinerías estadounidenses aumentaron la actividad e invirtieron en terminales de exportación, dijo John Auers, vicepresidente ejecutivo de Turner Mason & Co., consultora con sede en Texas. América Latina es un destino “obvio” para el combustible estadounidense debido a su cercanía con la Costa del Golfo y las demoras en la construcción de refinerías allí, agregó.

“Es una situación que les viene como anillo al dedo”, dijo Auers. Estados Unidos actualmente satisface alrededor del 25% de la demanda latinoamericana de combustible, señaló.

Un buque cargado de gasolina o diésel proveniente de la Costa del Golfo puede entregarlos en dos días en México frente a los quince como mínimo que tardaría una carga de los rivales europeos.


Ver comentarios