Enviar
Productores y navieras atribuyen problema a deficiencias de infraestructura portuaria


Escasez de contenedores limita crecimiento

• Traba provoca que precios suban hasta un 10%

Israel Aragón
[email protected]


La escasez de contenedores para que el país despache su mercadería está limitando la capacidad de crecimiento de las exportaciones, pues impide satisfacer la demanda de productos locales en los mercados internacionales.
De enero a abril Costa Rica enfrenta la temporada alta de transporte marítimo, debido a que en este periodo se sacan las mayores cargas de melón y sandía, entre 3 mil y 4 mil contenedores cada tres semanas aproximadamente.
Este volumen copa los espacios de transporte disponibles, obligando a exportadores de otros productos, o de esas mismas frutas estacionales, a esperar disponibilidad de contenedores.
La situación provoca que los exportadores pierdan sus cargas y en consecuencias las ventas, lo cual limita el crecimiento de las exportaciones.
La carencia afecta principalmente a los pequeños y medianos productores que venden directamente a mercados como Estados Unidos o Europa, ya que son ellos quienes contratan los servicios de las navieras.
Los productores de banano o piña, por ejemplo, suelen vender su cosecha a empresas multinacionales, que tienen sus propios barcos y contenedores.
“La temporada alta, sobre todo en melón, nos afecta al haber menos disponibilidad de servicios. En algunas semanas hay que hacer fila y eso ocasiona que se pierda la venta”, dijo Alberto Bonilla, gerente de exportaciones de B y C Exportadores. “Quizá el producto se pueda colocar en otro destino pero no necesariamente con los mismos precios”, agregó.
El problema es perjudicial porque “se desaprovecha el potencial de crecimiento, al no explotar la demanda internacional”, afirmó por su parte Sergio Navas, vicepresidente de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco).
Para Navas, de poco funcionaría producir más si la cadena de comercialización no permite colocar la producción.
Entre las principales causas del problema los empresarios señalan la inadecuada infraestructura portuaria del país, pues el calado —profundidad del mar en el puerto— es de 9,5 metros en Limón, por donde sale el 85% de la mercadería refrigerada.
De acuerdo con miembros de la representante naviera Intramar, esto no permite traer barcos con más de 1.000 contenedores vacíos.
“No se pueden traer más contenedores refrigerados porque los calados del país no nos permiten traer barcos más grandes. Además, operativamente no nos sirve traerlos vacíos, pues hay que transportar la mercadería de importación y eso nos obliga a cargar menos contenedores, pues el barco se hunde más”, explicó Edwin Mora, gerente de línea de Intramar.
Para Marco Fidel Tristán, gerente de Agroexport, empresa que vende melones, no hay medios para exportar, en parte porque “falta un poco de planificación y coordinación por parte de las empresas navieras. Esta situación se da año tras año por una evidente falta de control”.
La situación también ocasiona un incremento en los precios de los fletes de contenedores. Debido a la escasez, estos se incrementan un 10% dejando en cerca de $3.500 el contendor a Estados Unidos y el que va a Europa en un promedio de $4.500, indicaron los voceros de Intramar.


Ver comentarios