Enviar
Miércoles 28 Octubre, 2009

¿Es usted un líder?

Cantidad de hombres y mujeres en puestos gerenciales o al mando de sus propias empresas, poseen grandes cualidades y excelentes atributos, para cumplir eficientemente con una posición de liderazgo dentro de las estructuras organizacionales. Si no tienen esas aptitudes, provocan un ambiente laboral de conflicto, tensión e incertidumbre, que se convierte en inseguridad en la toma de decisiones. Esta problemática dificulta la integración efectiva de los equipos de trabajo, que se manifiesta con una clara desmotivación de los subalternos y aumenta notablemente cuando se hacen largas reuniones y cambio de planes, muchas veces antojadizos, que de antemano se sabe no se cumplirán o quedarán en el olvido.
¿Qué cualidades debe tener una jefa o jefe para se un verdadero líder?
No es simplemente tener personal a cargo, en donde la autoridad muchas veces es impuesta por necesidad, presión o intimidación, que en algunos casos se puede cumplir bien, para marcar la diferencia, se debe tener el ingrediente del liderazgo, que deberá fomentarse todos los días al acumular experiencia, madurez y conocimiento.
El buen líder debe tener la capacidad de influir positivamente en sus subalternos y utilizar el poder con responsabilidad, generar confianza, resolver y anticiparse a los posibles conflictos laborales que se presenten, dando el ejemplo con sus actuaciones, reconociendo logros y corrigiendo errores. Debe tener pericia para guiar y motivar a los empleados, administrar eficientemente el trabajo, que le permita cumplir con las exigencias que sus obligaciones así lo requieran. Además debe tener muy claro cuáles son las destrezas y habilidades que tienen cada uno los miembros de su personal, de manera que desempeñen debidamente sus tareas, dentro de un buen ambiente laboral.
El líder debe ser consciente de que no siempre tiene la razón, que comete errores y que sus decisiones no siempre son las más acertadas. El poseer un carácter estable y definido, demostrar honestidad, valorar las opiniones de los subalternos facilita y promueve el éxito para alcanzar las metas y objetivos de la organización, lo que genera un alto grado de entendimiento, credibilidad y respeto entre el jefe y subalternos. Es importante tener presente que los individuos no son iguales, que existen diferentes personalidades, modos de pensar y de actuar, sin embargo, como seres humanos no se está exento de cambiar ante situaciones o acontecimientos inesperados.
Cuando se asume una posición de liderazgo ante gente inteligente, honesta y trabajadora, en muchas oportunidades, éstas se manifiestan un poco reacias a ser dirigidas, sobre todo si detectan que su superior cuenta con una serie de fallas y limitaciones, razones importantes que el jefe debe tomar en cuenta para mejorar y tener mayor capacidad de dirigir. El liderazgo se gana, no se impone.

José Francisco Bolaños Arquín
Lic. administración de negocios
Profesor universitario