Enviar
¿Es usted un jefe muy amistoso?
Tener buenas relaciones con el equipo de trabajo es fundamental, pero siempre debe existir un límite entre jefe y empleados

Melissa González
[email protected]

No pasar la delgada línea entre la amistad y el compañerismo laboral puede ser un poco confuso, especialmente para los jefes que tienen muchos años de laborar con un equipo de trabajo.
Sin embargo, es algo necesario, esto con el fin de mantener el respeto hacia la figura de autoridad y que no se generen problemas comunes como acusar al líder de favoritismo.
Esto no quiere decir que se dé un ambiente totalmente frío, cierto nivel de amistad puede darles a los empleados mayores probabilidades de comprometerse con lo que hacen, según el libro “Vital Friends”.
Sin embargo, en el libro, que recoge entrevistas a 80 mil directivos, estos en su mayoría se mostraron partidarios de separar amistad y trabajo.


Amigos vs. compañeros
Estos son algunos comportamientos que pueden estar afectando su liderazgo:

No proteja a los empleados
Si un empleado llega a la oficina del jefe con un problema genuino es natural que este quiera ayudar, sin embargo puede generar problemas.
Si el empleado ha hecho un trabajo pobre y el jefe no lo reprende por sensibilizarse demasiado, los demás compañeros pueden acusarlo de favoritismo. Además podría generar que el empleado continúe haciendo mal el trabajo y genere problemas mayores a la compañía.

Manténgase alejado de los conflictos
Evitar los chismes es otra forma de evitar el favoritismo. Es sencillo involucrarse en charlas de lo que se tiene en común, sin embargo puede que algunos empleados se queden fuera de esas conversaciones y se cree un resentimiento.

No trate de ser uno más de la banda
Cuando una persona es ascendida y le toca ser jefe de sus antiguos compañeros de trabajo, puede ser difícil marcar el límite, ya que se pueden generar diferencias por la forma de liderar o las nuevas reglas.

No trate de hacerlo todo
Se dice que los jefes que son más “buenos” o más “sociables” son los que tienen más recargada su labor, porque estos no delegan el trabajo duro a sus empleados.
Estas acciones pueden afectar también al personal, porque si no se les dan tareas difíciles, tendrán menos oportunidades de crecer en la compañía o pueden sentir que el jefe no confía en ellos.


Lino Silva
Director general de Grupo Akkar Costa Rica

“Como jefes, lo primero es tener muy claro nuestro código de conducta y ética sin dejar de lado que somos seres humanos y que las relaciones interpersonales son fundamentales para tener un ambiente óptimo. Para mí lo fundamental es tener reglas claras desde el principio”.








Nicanor Almoguera
Gerente de Comercialización y Ventas Multispa Internacional

“La base del respeto es lo inicial en toda relación, tener buena comunicación, ser amable, son algunos ingredientes. Para que no se sobrelimite en el trabajo creo que ser objetivo en el momento de comunicar las cosas es fundamental, para que la gente no confunda cómo hacer un ambiente ameno sin perder el respeto”.






Camille Ratton

Propietaria Restaurante Kalú

“Tengo mucho de trabajar con mi equipo de trabajo, considero que sí hay una relación de amistad y uno se va involucrando en la vida de ellos, pero no me ha causado problemas, ya que trato de mantener una distancia, principalmente el lenguaje que no sea muy coloquial, con ellos hablo con firmeza, exigencia y orden, es importante que no se les olviden sus labores de trabajo”.


Carlos Fernández
Gerente de Mercadeo de Grupo M

“Lo principal es el respeto y saber que los compañeros de trabajo también son profesionales, se puede vacilar y disfrutar cuando es el momento, pero no se puede romper la línea delgada que cruza las dos áreas, aunque sean compañeros de años. Cada quien tiene que estar muy claro de cuáles son sus responsabilidades hasta dónde interactuar con los demás”.
Ver comentarios