Enviar
“Es un error hablar de derivados cuando persisten inflaciones altas”
Oferta de papel comercial con plazos de entre un mes y un año es igualmente clave para desarrollar un mercado de coberturas, dijo César Fuentes, doctor en economía de la Universidad Esan, de Perú

Erick Díaz
[email protected]

Luego de tres años de utilizarse el modelo de bandas cambiarias, pensar en la evolución hacia un sistema de flotación administrada no suena ajeno entre distintos agentes de la economía nacional.
No obstante, el Banco Central advirtió que para dar ese paso se tiene que avanzar en dos temas críticos, siendo uno de ellos el desarrollo de mercado de coberturas.
“Contar con tasas inflacionarias bajas y con oferta de papel comercial de corto plazo es uno de los retos principales que tienen los bancos centrales para promover el desarrollo de un adecuado mercado de derivados”, explicó César Fuentes, doctor en economía y profesor asociado de la Universidad Esan en Perú, quien compartió experiencias en el IV Congreso Iberoamericano de Regulación Económica, celebrado en suelo nacional.
Sumado a ello, otro de los desafíos para los entes monetarios es la posibilidad de contar con una misma política monetaria para, por un lado, bajar inflación y, por el otro, cuidar que las empresas no tengan un descalabro financiero fruto del comportamiento del tipo cambiario.
“En economías dolarizadas, desarrollar un mercado de derivados es complejo porque el Central se encuentra ante este dilema”, aseguró Fuentes, quien destacó que la educación entre los actores de la banca y el público es elemental.

¿Cuáles condiciones son necesarias para desarrollar un mercado de derivados?
El primer elemento es que haya una baja inflación anual, la cual no debería exceder de un 2,5% o un 3%; de lo contrario los costos se elevan. Además, las autoridades tienen que darle al mercado metas explícitas de inflación, para otorgar seguridad en ese sentido. Un segundo aspecto es que los bancos tienen que desarrollar una plataforma tecnológica específica y, en algunos casos, es algo complejo.
Otro punto es contar con una curva de rendimiento, que es tener referencias de rendimientos en papeles de corto plazo. Esto es vital para enviar las tasas referenciales para las operaciones donde se tasarían los derivados. A esto se suma la necesidad de que el Banco Central permita una volatilidad, y aquí hay que tener cuidado en lo que llamamos variables de control del Central, ya que en un esquema de tipo de cambio flexible la variable será la monetaria, y en un esquema de cambio fijo la variable será la fiscal; esta diferencia es fundamental.

¿Cómo influye ese último aspecto en el caso de una posible flotación administrada en el país?
Acá el Central entra con políticas monetarias y el tipo de cambio es una variable de resultado. Pero hay un tema crítico en el caso de las economías dolarizadas, ya que el Central tiene un instrumento que es la política monetaria pero dos metas que cumplir: la reducción inflacionaria y el descalce del concepto de hoja de balance. Este segundo punto significa que tenemos empresas y personas que toman deudas en divisas, por lo que el banco debe tomar en cuenta también que la variable cambiaria no se modifique mucho para tratar de que las ganancias o pérdidas frutos del tipo cambiario no afecten al sector privado, y es ahí donde surge el problema. Si se elimina la volatilidad y el Central hace una cobertura implícita, el mercado de derivados no se desarrolla, y es lo que economistas llaman un problema de inconsistencia dinámica.

¿Por qué se hacen necesarios los derivados en un sistema cambiario de flotación?
Es como un tipo de seguro. Como exportador tendré operaciones de ventas pagables entre 90 y 180 días. Al ocurrir esto tengo que garantizar el tipo de cambio, entonces lo más sensato es garantizarlo al momento en que hago la venta a través de una operación de cobertura sencilla. En el caso del importador es igual, pues me garantizo un precio en colones hoy, que me alcance para pagar en un plazo de 180 días. Es una práctica común como cobertura, aunque desde el punto de vista especulativo es más complejo, pues algunas veces quien compra la cobertura es gente que especula en el camino gracias a que son operaciones revendibles, y en esto hay un debate regulatorio.

¿Culturalmente, cuál es el reto para iniciar un mercado de derivados?
Hay un fenómeno en América Latina: para muchos la moneda de refugio es el dólar, inclusive cuando prevalecen condiciones de apreciación. Es sumamente difícil romper con esta posición de años.





Ver comentarios