Enviar

¿Es realmente efectiva la diversificación?

Sin ninguna duda, la respuesta a esta interrogante es que sí. Los expertos siempre recomiendan que el inversionista debe diversificarse, bien sea invirtiendo en diferentes títulos tanto en moneda local como extranjera, tales como bonos, acciones, etc.
Lo que suele ocurrir es que, luego de cierto periodo, el inversionista observa que no ha obtenido rendimientos significativamente diferentes o que no se ha visto protegido de las variaciones del mercado que él pensaba.
Lo que ocurre es que si bien no tener “todos los huevos en la misma cesta” es una práctica sana, la diversificación depende de la correlación entre los títulos valores.
La correlación es una medida estadística que permite determinar en qué grado dos variables se mueven en el mismo sentido o no. Esta medida tiene un rango entre -1 y +1. Cuando dos variables (en este caso títulos valores), tienen una correlación igual a +1 quiere decir que se mueven en el mismo sentido, cuando uno sube, el otro también lo hace.
Para el inversionista, los títulos con correlación +1 no son atractivos si quiere disminuir el riesgo, ya que todos los activos de su portafolio se mueven en el mismo sentido. Por el contrario, cuando la correlación es -1 los títulos valores se mueven en sentido contrario, por lo que cuando uno sube de precio, el otro baja.
Cuando la correlación entre los títulos valores de un portafolio está cerca de -1, el portafolio está diversificado para proteger al inversionista del riesgo, ya que los títulos se compensan entre sí, disminuyendo el potencial de pérdidas.
El inversionista entonces debe medir la correlación entre sus títulos para realmente poder encontrar la combinación adecuada de títulos valores en su portafolio en función de su objetivo de inversión y su nivel de inversionista.
La pregunta que seguro surge ahora es, ¿qué tan complicado es calcular esta correlación? En realidad, sí puede ser un poco complicado, sobre todo si se manejan muchos activos. Hoy en día, con la capacidad de manejo de datos que tienen las hojas de cálculo, es posible hacer matrices que permitan determinar una tabla de correlación y de allí la combinación deseada.
Es obvio que, a menos que usted maneje las herramientas mencionadas anteriormente, lo mejor es buscar la asesoría de un experto para poder balancear su portafolio de manera apropiada.
No obstante, es preferible distribuir los activos de su portafolio entre varios tipos de instrumentos aunque no se tenga información de la correlación, ya que diversificar siempre es sinónimo de protección.

Alfredo Puerta
[email protected]
Twitter @alfredopuerta
Ver comentarios