Enviar

¿Es justo un IVA del 15%?

201504130027590.201503152228040.col2.jpg
Recordemos que durante muchos años, el impuesto de ventas en Costa Rica fue del 10%.
Muchos gobiernos entrantes que necesitaban recursos para financiar sus promesas proponían subir el primer año al 13%, y luego ir bajándolo al 12%, al 11% hasta llegar al 10% al final del cuarto año de Administración.
Los partidos políticos de oposición criticaban que el gobierno que proponía el cambio se llevaba el dinero y al próximo le volvía a dejar la tarifa en un 10%, por lo que finalmente se dejó en el actual 13% fijo.
El proyecto de IVA actual propone lo contrario, partiendo del 13% se quiere llegar al 15% en tres años, por lo que hay que reconocer que la mayor parte de esos ingresos le quedarían al próximo gobierno.
No obstante, la discusión de cuánto es una carga tributaria justa tiende a ser una cuestión más política que técnica.
Podría ser muy técnica si como en otros países, se incluyen análisis profundos de diferentes escenarios financieros, tomando en cuenta distintas conductas microeconómicas que pueden adoptar los contribuyentes ante diferentes reglas, solo por mencionar lo más obvio.
Pero aquí las decisiones son más a la tica. La lógica que muchas veces impera es si con un 13% recaudamos equis monto, luego se aplica una regla de tres para estimar la recaudación con un 15%. Ojalá las cosas fueran tan simples, pero desde luego no lo son.
Dado que definir cuánto es justo cobrar en impuestos tiene tantas respuestas como personas existan, en corto, podría decirse de forma relativamente pacífica, que los impuestos que pagamos deben estar relacionados con la calidad de bienes y servicios que recibimos del Estado.
Desgraciadamente, como ya se ha puesto de manifiesto en muchas áreas, gastar mucho no significa que recibimos mejores servicios. Para muestra la educación, que teniendo uno de los gastos más altos del mundo en términos de PIB, nuestra educación pública sigue siendo bastante deficiente.
El 15% podría ser justo si esos recursos se utilizan eficientemente en servicios e infraestructura, pero ya sabemos a dónde van a parar generalmente. Es decir, el 15% tiene que alcanzar para algo, pero ese algo no se tiene claro.
Por lo pronto, parece que es principalmente para pagar presupuestos estatales lastrados por un sector público glotón e ineficiente. Si se da la aprobación de los proyectos actuales, tendremos más dinero. La pregunta es, ¿tendremos mejores servicios e infraestructura?

Rafael Luna
Abogado tributario

[email protected]
 

Ver comentarios