Enviar
¿Es usted una mente abierta?

Walter Riso habló con Magazine sobre la fuerza del pensamiento flexible que permite reinventarse y fluir con la vida

Carmen Juncos
[email protected]

Hay diversas formas hoy de comportamiento de la gente, según Walter Riso, un psicólogo especialista en terapia cognitiva y magíster en bioética, que visita el país en estos días y conversó con MAGAZINE.
Una de ellas es la de quienes se niegan a revisar lo que ocurre en su entorno y revisarse a sí mismos.
Ellos crean un búnker en donde viven manteniendo un pensamiento pétreo sin crítica ni autocrítica.
Esta “rigidez psicológica enferma, genera sufrimiento (estrés, depresión, ansiedad, hostilidad) y promueve una violencia individual y social significativa”.
Otros se ubican en el extremo opuesto y aceptan todo lo que el mundo exterior les lance encima pero además tiran por la borda lo que hasta ese momento constituía sus principios más importantes.
Se pierden así los valores invariables que se deben conservar y la posibilidad de evolucionar hacia individuos y grupos sociales mejores.
Una tercera posición, que él sugiere como la mejor, es la de aquel que deja de lado por un momento sus convicciones para abrirse completamente a escuchar y comprender lo que piensa y dice el otro. Después, podrá analizar y comparar lo suyo con lo del otro y elegir lo mejor o conservar lo suyo y enriquecerlo con algo del otro. Es lo que llama “la mente flexible”.
“La gente flexible no carece de opiniones, las tiene, pero no son intocables”, expresa en su libro “El poder del pensamiento flexible”.
Este tipo de mente es, para el psicólogo, un proceso que transcurre utilizando tres cosas: a) saber cuando se puede o se debe hacer una excepción a la regla, b) elegir el camino del medio que evita caer en extremos aunque este puede tener excepciones (¿“cual sería el punto medio de un violador”?) y c) el pluralismo, que permite ponerse en otro punto de vista y no creer a cabalidad que nuestras costumbres están más justificadas que las de los demás.
Riso, que no define nada de lo que hace o dice como autoayuda, piensa que actualmente hay gente con lo que llama “mente líquida” porque escapa, se derrama, toma la forma del recipiente que la contiene porque está vacía de toda idea y le coquetea al nihilismo sin fijar posición ni comprometerse. “Son los que ahora leen a los anarquistas”, agrega.
“Lo importante es la mente con principios, que quiere conservarlos pero duda, investiga y analiza para ver si la evidencia concuerda con sus tesis, con sus creencias”.
Para Riso la gente hoy no encuentra puntos de referencia ideológicos (antes podía ser de izquierda o de derecha) y vive en medio de una exaltación del valor de lo material.
En medio de eso, “quienes buscan ofrecer resistencia lo hacen creando autonomía, buscando cada persona respuestas a las cosas en su interior”.
Sin embargo, el escritor afirma que el péndulo volverá hacia el otro lado y rescatará las ideologías. “Una carta de navegación podrán ser los derechos humanos, quiénes estén con ellos y quiénes no”, concluye.


¿Y los adolescentes?

Tres cosas a considerar, según Walter Riso, para ayudar a los adolescentes:

- La industria del entretenimiento ha exaltado únicamente el placer.

- A causa de esto a los adolescentes les cuesta mucho encontrar el justo medio de las cosas porque actúan por el principio del placer, porque “me gusta”.

- Por eso, en esta época se debe ser totalmente asertivo con los niños y comenzar a fundamentar y discutir creencias con ellos cuando entran a la adolescencia (12 años aproximadamente), con total sinceridad y honestidad y mente flexible.

Fuente: entrevista



Ver comentarios