Enviar
Es hora de actuar


Aunque es odiosa la analogía, bien se dice que en guerra avisada no muere soldado y los tambores de guerra suenan cada vez más fuertes. En este caso hasta los gobernantes han hecho eco del aviso.
Así quedó registrado para los archivos históricos con el discurso presidencial del pasado 1° de mayo. También en las entrevistas dadas a los medios de comunicación a la mitad de su mandato; Oscar Arias se ha encargado de alertar a la población de que viene un periodo complicado en términos económicos.
“Va a ser muy difícil, yo creo que tenemos que aceptar que el crecimiento será menor y que se va a sentir un deterioro en el nivel de empleo” (LA REPUBLICA 8 de abril, 2008).
Las cifras de la inflación dadas a conocer el lunes pasado confirman que esa guerra está más cerca de lo que se esperaba. El costo de la vida sigue en aumento al acumularse un crecimiento de los precios del 3,12% durante el primer cuatrimestre de este año.
Este incremento es superior al registrado en los mismos periodos de los dos años anteriores y hace cada vez más inalcanzable la meta de cerrar el año con una inflación del 8%.
Ciertamente cuando la junta directiva del Banco Central elaboró el programa macroeconómico las condiciones eran distintas. En particular el precio del barril de petróleo, que en el plan se contemplaba en $102 y ayer alcanzó los $121,84 (un 1,5% más caro que el día anterior).
Para entonces quizás la crisis alimentaria, que hoy sacude a varias regiones del mundo y hasta se ha cobrado vidas en Haití, se subestimaba.
Pero no es momento para lamentarse. Las circunstancias han cambiado y hoy día se tienen más claras las condiciones con las que habremos de lidiar en los próximos meses.
Enterados de que vienen tiempos difíciles, es preciso tomar las previsiones del caso, tarea que también le corresponde al gobernante de turno. Y para estos casos también se dice que “un hombre prevenido vale por dos”.
Cuando se conoce un problema, si no se aporta una solución, nos convertimos entonces en parte de este.
Es hora de tomar las medidas necesarias que nos permitan sortear los ya anunciados tiempos difíciles. Es hora de ir de las palabras a los hechos. Es hora de actuar.
Ver comentarios