Errores que matan
Manfred Russell del Saprissa abrió el rosario de goles, aprovechándose de un error de quien lo marca, Paulo Rodríguez. www.imagenesencostarica.com/larepublica
Enviar

Errores que matan

Saprissa aprovechó una defensa de cristal del Uruguay para liquidarlo

Los primeros dos goles del Saprissa se los regaló la defensa del Uruguay de Coronado y este detalle, ante el mejor equipo del campeonato tiene un costo: el costo fue la goleada final 4-1 en favor del líder absoluto del campeonato.
En el minuto 29, el pura sangre capitán isidreño Paulo Rodríguez, con balón en pie y de salida, se lo entregó a Jordan Smith. El picante defensor morado de inmediato filtró a Manfred Russell que agarró a la retaguardia lechera mal parada y con remate elegante y colocado venció a Kevin Briceño para el 1-0.

201309012325050.a33.jpg
Para suerte lechera el silbatero Ricardo Montero les obsequió con un penal en el minuto 35, luego de que lo impresionó la zambullida de Luis Pérez, quien fingió un empujón de Michael Barquero. Concretó Johan Condega para empatar 1-1.
Pero todo se vino a pique para los discípulos de Carlos Watson cuando a los nueve minutos de la segunda parte, el defensa Rudy Dawson quiso pasarle la pelota a su portero Briceño y lo que hizo fue ponérsela en bandeja a Diego Estrada, quien fusiló el 2-1 a placer.
Del desconcierto, desconcentración y desmotivación de la retaguardia isidreña se aprovechó de nuevo Estrada, 12 minutos después, para cazar un remate entrando al área, luego de un gran servicio de Luis Diego Cordero.
El 3-1 resultaba lapidario; Uruguay se partió y los técnicos jugadores del Saprissa montaron la fiesta. El estratega Rónald González amparado a la amplia ventaja dio espacio de maniobra a eternos suplentes como Josué Martínez y Juan Bustos Golobio y en el minuto 90, Minor Escoe le puso la cereza al pastel en acción confusa, pues pareció que el árbitro había pitado una falta en favor del Saprissa; la defensa uruguaya se estacionó y sin embargo la jugada siguió. Mauricio Castillo se la pasó a Escoe, quien recibió de espaldas al marco de Briceño, giró y lo cruzó con un remate a la esquina. Cuatro por uno, letal, lapidario.
Antes de que Russell abriera la cuenta y apenas en el minuto dos, el delantero Carlos Ochoa recibió un servicio magistral de Keilor Villegas que lo puso cara a cara frente a Donny Grant, pero el lechero estrelló el remate en el palo horizontal.
Ese eventual 1-0 en favor del Uruguay, pudo darle otro guion al partido, que luego se enclochó en la mitad del campo con pocas opciones de gol para las dos escuadras, hasta que llegaron el obsequio de Rodríguez y la anotación de Russell que encaminó la victoria del equipo más técnico del campeonato.
Desde luego que se presentaron varios casi, casi, remates de Ariel Rodríguez, Diego Estrada, Manfred Russell, Marvin Angulo, Johan Condega, Luis Pérez que pasaron a centímetros de los postes, apenas para maquillar un espectáculo gris en un juego que conforme se desarrolló, solo cogió tinte morado.

Gaetano Pandolfo
[email protected]

Ver comentarios