Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Error de Brown le hizo justicia al juego manudo

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 04 diciembre, 2018

Doblete en la red de Yendrick Ruiz, volcó la balanza.

La falta de penal que sancionó Keylor Herrera en el minuto 57, luego de una entrada agresiva de Porfirio López sobre la humanidad de José Guillermo Ortiz, le cambió totalmente la ruta al juego de ida de la final de la segunda etapa del Apertura.

El clásico provincial marcaba sus minutos más bajos, después de una primera parte en que la Liga, jugó mucho mejor que en sus dos compromisos ante San Carlos, lo que le valió emparejar las acciones y las cifras frente al anfitrión, cuando el capitán erizo cometió una falta innecesaria, cazando el cuello de Ortiz en centro lejano de la zona caliente y Yendrick Ruiz abrió la cuenta desde el manchón blanco.

El 1-0 obligó a los técnicos a ordenar variantes, se hicieron tres seguidas antes de que el Team marcara el segundo gol, precedido de un bombardeo en el que Patrick Pemberton repelió metralla, insuficiente para detener el remate de cabeza del mismo Yendrick a boca de jarro.

Herediano 2 Alajuelense 0 y olía a funeral del León; era un marcador alto si repasábamos las acciones del cotejo.

Luis Diego Arnáez leyó muy bien los sentimientos y opiniones de los “entendidos” manudos que clamaban por un 4-4-2 y fueron complacidos. Kenner Gutiérrez jugó atrás, José Miguel Cubero pasó a volante y sacrificaron a Jonathan Moya. El León se vio mejor y pudo salir con un “golcito” a su favor, de no ser el paradón de Leonel Moreira a remate de cabeza de Mc.

El Team también soltó su artillería y remates potentes de Saravia y Azofeifa rasparon los postes de Patrick. También en dos acciones, cazaron a Arellano y Cruz dentro del área, pero no se sancionaron con la pena máxima.

Alajuelense entonces salió ileso de la primera parte, los dos equipos bajaron el volumen hasta que llegó la jugada de Porfirio que abrió de nuevo la confrontación. El clásico se animó, roces, choques y festival de tarjetas amarillas. Cayó el 2-0 al minuto 75, los fanáticos florenses se frotaban las manos, pudo caer el 3-0 que resultaba fatídico para la visita, hasta que se presentó el yerro garrafal de Keyner Brown, en el minuto 87, que permitió el descuento, gracias al montaje que construyeron entre Rojas, McDonald y Foster para aprovecharse del yerro defensivo y meter el descuento, un gol de oro que podría ser decisivo para la vuelta.

[email protected]