Enviar
Equipos Nivel 5


Jim Collins, especialista en desempeño empresarial, argumenta que los líderes pueden ser clasificados en cinco niveles según sus habilidades: individuos capaces, contribuyentes al equipo, competentes, efectivos y, finalmente, de “nivel 5”. ¿Podríamos clasificar los equipos utilizando esos mismos niveles? Hagamos el intento.
Nivel 1: Grupos altamente capaces. En ellos sus miembros aportan esencialmente sus talentos, conocimientos, habilidades y hábitos. Sus logros dependen de estas capacidades individuales más que de su cohesión.
Nivel 2: Equipos contribuyentes. El interés por los compañeros permite sinergias en el uso de los talentos; poseen actitud de servicio y cooperación. Sus éxitos se basan en la efectividad con la que combinan sus recursos y su interés en el bienestar colectivo. Empieza a surgir un ambiente de equipo.
Nivel 3: Equipos competentes. Los objetivos rigen el desempeño y todos se organizan en función de las aspiraciones colectivas. Se procura eficiencia y eficacia para combinar personas y recursos con la intención de realizar la visión y alcanzar las metas.
Nivel 4: Equipos muy efectivos. Los ejes de acción son un alto compromiso con los objetivos y la exigencia de un alto estándar de desempeño individual y colectivo. Sus miembros actúan como catalizadores de ese rendimiento sobresaliente y hay un gran apoyo mutuo para alcanzar el máximo desempeño.
Equipos nivel 5: Poseen una voluntad feroz para obtener resultados y, al mismo tiempo, mucha humildad al procurarlos y al lograrlos. Sus líderes son, en palabras de Collins, obstinados para alcanzar las metas, ambiciosos sin vanidad, y profesan, al mismo tiempo, mucho respeto hacia sus compañeros de equipo. La característica principal de un equipo nivel 5 es la sabia mezcla de su obsesión por el logro con una alta dosis de humildad.
La segunda característica de estos equipos nivel 5 es la férrea disciplina de sus miembros en sus pensamientos ganadores y en sus acciones y conductas visibles. Esto incluye ser rigurosos en la selección de las mejores personas para lograr los objetivos y en colocar estos por encima de las metas individuales.
Ser y estar en el nivel 5 implica exhibir mesura ante el éxito, serenidad ante las adversidades, no atribuciones personalistas de los trofeos que se ganen y una insaciable búsqueda de logros crecientes. El mérito se reparte y, dentro de cada uno de esos implacables luchadores por ganar, hay seres humanos sencillos, que no procuran el protagonismo ni la fama, sino la satisfacción íntima de haber servido a los demás para que se inspiren e inspiren a otros a seguir siendo obstinados por triunfar y humildes en el camino y en la cima al lograrlo.

German Retana
[email protected]
Ver comentarios