Enviar
Entre gigantes

Scotiabank se abre paso entre los grandes comprando bancos medianos

Juan Pablo Rioseco
América Economía

“Nos encantaría crecer más aún, ¡pero nadie quiere vender!”. Las palabras de Peter Cardinal, vicepresidente ejecutivo para América Latina del canadiense Scotiabank, cuando se le pregunta sobre posibles compras en Brasil y México, son un reflejo de la concentración de la banca en América Latina. Incluso reconoce lo difícil que fue encontrar en Chile un banco para adquirir.
Pero con una caja cercana a los $115 mil millones, el segundo banco de Canadá en participación de mercado ha ido poco a poco ganando posiciones en mercados atractivos como el centroamericano, el chileno y el peruano.
La estrategia es clara: comprar entidades medianas que le permitan ganar tamaño para luego meterse de lleno en la carrera de la bancarización. “En América Latina la población es muy joven y, según estadísticas, en varios países menos del 30% de la población tiene alguna relación con la banca”, dice Cardinal.
Así, a fines de agosto, Scotiabank compró el 79% del Banco del Desarrollo, especializado en los segmentos medio-bajos y préstamos para vivienda, por $810 millones. Y asegura que irá por el 100% en noviembre, por medio de una OPA, lo que les significaría un desembolso total de $1.030 millones.
Con esto, la entidad pasaría a ser el séptimo banco del país, con una participación de mercado del 6,4%. Nada mal para una entidad que llegó en 1990 y que hasta ahora se resignaba al undécimo lugar por colocaciones.
La adquisición es la cuarta en pocos años. El año pasado aterrizó en Perú comprando los bancos Wiese Sudameris y Sudamericano, para luego fusionarlos. Con eso se transformó en el tercer banco del país, con el 16% del mercado, y en 2007 esperan crecer un 25%, cinco puntos por encima del mercado.
El año pasado también adquirió el Banco Interfin en Costa Rica y luego de fusionarlo con su actual operación –lo que concluirá en el tercer trimestre de este año– será el primero en el país, con activos por sobre $1.000 millones y un patrimonio cercano a los $130 millones.
En El Salvador son el cuarto banco por activos y no descartan expandirse a Guatemala y Honduras. “La cartera de Scotiabank, además de crecer, está demostrando ser de muy buena calidad”, dice Marcela Galicia, de Fitch Ratings Centroamérica.
Lo cierto es que la región se ha transformado en un elemento clave para Scotiabank. Cerca del 30% de los $980 millones que el banco ganó en el período mayo-julio de 2007 vienen del área de International Banking, y de ellos, alrededor de un 70% proviene de América Latina. En el mismo lapso las utilidades en la región crecieron en un 15% anual, cifra por sobre el 10% que lo hicieron las ganancias del banco en su conjunto.
“Scotiabank optó hace unos años por expandirse globalmente y la prioridad número uno es América Latina”, dice Peter Roudlege, analista de Moody’s en Canadá.
En México, su operación más importante en la región (más de la mitad de los ingresos latinoamericanos, según Federico Rey-Marino, analista de Standard & Poor’s en Buenos Aires), la apuesta es fuerte. Cardinal dice que el objetivo es alcanzar al menos el 10% del mercado en el mediano plazo. Hoy tienen el 6%. Este año Scotiabank inaugurará 85 nuevas sucursales.
Pero el propio Cardinal reconoce que eso no garantiza nada. “La realidad es que toda la competencia está haciendo lo mismo; es una lucha muy difícil”, dice.
Para David Olivares, analista de Moody’s en Ciudad de México, el mayor desafío de los canadienses es el de ganar escala y aumentar su participación en colocaciones. “Es un banco enfocado principalmente en las pyme y el consumo, y en menor medida, en el crédito hipotecario y créditos personales. Ahora está gradualmente yendo hacia el segmento de la banca retail”, dice.
En todo caso, Scotiabank podría seguir de compras. “Tienen suficiente capital para continuar con adquisiciones pequeñas y no me sorprendería ver otras en los próximos dos años”, dice Roudlege, de Moody’s Canadá.
Por otra parte, Roudlege advierte que, con procesos de integración en Costa Rica y Chile, los canadienses van a enfrentar gastos de administración importantes, a lo que se suma un ojo más delicado sobre las turbulencias en la región.
La alternativa es el crecimiento orgánico, por el que están buscando espacios en los segmentos medios e incluso medio-bajos, donde hay un potencial gigante. De hecho, “bancarización” y “microfinanzas” están entre las palabras del léxico hispano que mejor ha aprendido a pronunciar Peter Cardinal.
Ver comentarios