Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



ACCIÓN


Engañoso e injusto triunfo morado

Dinia Vargas [email protected] | Jueves 25 febrero, 2016

Jonathan Moya anotó su segundo gol con Saprissa en este torneo. www.imagenesencostarica.com/La República


Hay partidos que el resultado representa todo lo contrario a lo que se vio en el terreno. Eso sucedió ayer, Limón puso el fútbol, las oportunidades, pero Saprissa metió los goles.
Sufrieron y mucho los morados en el Caribe, donde gracias a un 2-1 pescaron tres puntos fundamentales casi sin merecerlo.
Y es que la Tromba fue eso, un huracán que tuvo a Saprissa encerrado en su propio marco.
Pero Limón falló y falló frente al arco de Danny Carvajal. Iniciando en el propio primer minuto del partido cuando Iván Ramírez con un tiro cruzado envió el esférico al poste.
La tarea de detener al pequeño dúo que forman en ofensiva Ramírez y Marvin Esquivel fue examen reprobado para la zaga tibaseña.
El pecado de los limonenses fue desperdiciar tantas oportunidades y más cuando enfrente se tiene un equipo como Saprissa que en su primera llegada a la portería de Erick Samudio se adelantó en el marcador.
David Guzmán condujo el balón por el medio campo, vio el movimiento de Jonathan Moya a la espalda de los defensores y envió el pase profundo, ante Samudio el delantero mandó el balón a la red.
Con el marcador en contra, el dominio de Limón fue más apabullante. Carvajal evitó en la línea de gol el empate a Ramírez, el horizontal respondió al remate envenenado de Kendrick Pinnock y el arquero nuevamente detuvo los disparos de Salinas y Marín.
Pero tanto insistieron Limón y Ramírez que cuando acababa el primer tiempo tuvieron su premio. El 17 hizo una linda pared con Esquivel y luego definió perfectamente ante Carvajal.
Para el complemento, por más cambios que realizó Saprissa poco cambió. Limón siguió controlando el partido, dominaba el medio campo donde no aparecían Angulo, ni Martínez, Calvo o alguien más para ayudar.
Carvajal continuaba deteniendo todo y el poste seguía de aliado. En el vertical fue a dar el remate de James Hudson tras gran jugada de Espinoza.
Saprissa apostaba por las salidas rápidas, en una de esas Colindres sufrió una falta casi en el medio campo. Angulo, especialista en cobros, lo realizó perfecto, y Roy Miller le ganó a Greivin Dixon para marcar el 2-1.
El Monstruo volvió a irse arriba, casi sin buscarlo, y luego solo aguantó los embates de Limón, que naufragó intentándolo. Este Saprissa llegó al Caribe con suerte de campeón.