Enfocándonos en las prioridades
Enviar

Enfocándonos en las prioridades

Uno de los principios fundamentales que generan los mejores líderes es contar con una alta capacidad de enfocarse en las prioridades de la organización.

Si analizásemos cuáles son los principales retos a los que se enfrenta nuestra empresa estoy convencido de que seríamos capaces de ofrecer dos o tres respuestas rápidas: crecer, reducir costos, consolidar la estructura, retener a los mejores, poner nuevos productos en el mercado, etc. Parece una tarea relativamente sencilla, pero, ¿enfocamos nuestros esfuerzos a resolver esos retos? A continuación algunos puntos que nos ayudarán a hacerlo.

1. Pasar por alto lo insignificante

El filósofo estadounidense William James dijo que “para ser sabio hay conocer el arte de saber qué pasar por alto”. Esta gran frase encierra el problema que muchos gerentes afrontan diariamente, viven prestando atención a lo insignificante. Asuntos menores que nos consumen nuestro recurso más valioso: el tiempo. Hay que dejar de prestar atención a lo insignificante y centrarse en los verdaderos retos de la organización.

2. Lo bueno es enemigo de lo mejor

Puede resultar fácil discernir entre lo positivo y lo negativo, pero hacerlo entre dos buenas opciones no resulta nada sencillo. La capacidad para visualizar qué es lo mejor resulta clave si queremos enfocarnos en las prioridades de la empresa. Ocurre muy frecuentemente cuando surgen oportunidades que requieren emplear recursos: explorar un nuevo mercado o crecer en los mercado que ya conocemos. Quizá si nos preguntamos cuáles son los retos de la organización a largo plazo obtengamos la respuesta y podamos centrarnos en la alternativa correcta.

3. No se puede tener todo

La economía es la ciencia que se dedica a la asignación de los recursos limitados, la gerencia de empresas no es más que su aplicación a nivel micro. Parece claro que no podemos establecer prioridades si pensamos que nuestros recursos son ilimitados. Para empezar, como dijimos antes, el tiempo es limitado, pero también los fondos económicos y el recurso humano es finito. Superar la sensación de que podemos llegar a todo es imprescindible si queremos ser exitosos.

4. Demasiadas prioridades paralizan

Fruto de lo anterior es poner límite al número de prioridades que establecemos. Tomemos hoja y lápiz y anotemos las más importantes, las que se orientan a cumplir los propósitos de la organización. Centremos todos nuestros esfuerzos en ellas y no planteemos nuevas prioridades hasta no lograr las anteriores.

5. Establecer plazos

Sin plazos las prioridades no tienen sentido. Solo el sentido de urgencia nos hace ser efectivos. No se trata de intentar hacerlo todo en unos días, sino de contar con una línea de tiempo realista para cumplir o pasar a la siguiente etapa: nuevas prioridades.
Por último, una máxima de autor desconocido pero que nos ayuda a comprender la importancia de las prioridades: “El niño nace con el puño cerrado, el hombre muere con la mano abierta. La vida nos enseña a soltar cosas que nos parecen muy importantes”.

Francisco Avilés R.
Socio-director Cross&Grow
[email protected]

Ver comentarios