Endeudamiento afecta a empresas europeas
Enviar
Endeudamiento afecta a empresas europeas


París -- Las empresas europeas podrían estar viviendo tiempo prestado.
Diez años de invertir más de lo que han ganado ha cargado de deuda a las compañías en el área del euro de 15 países, con lo que su colchón es más delgado que el de sus competidores de Estados Unidos y Japón ahora que la economía mundial está desacelerándose. Empresas como Renault SA de Francia y Thomson SA se encuent
ran bajo presión para reducir las contrataciones y los gastos de capital a fin de poder cubrir sus crecientes pagos de intereses al tiempo que la desaceleración reduce sus beneficios.

Esto incrementa la amenaza de una desaceleración prolongada en la economía del área del euro, que se contrajo en el segundo trimestre por primera vez desde que la moneda única empezó a cotizar en 1999. Economistas de Deutsche Bank AG pronostican que la inversión disminuirá en 2009 por primera vez en siete años, con lo que la economía de la eurozona crecerá sólo un 0,1% en el año mientras que la de Estados Unidos se expandirá un 1%.
“La magnitud de los desequilibrios de deuda vuelven muy difícil esperar que la economía de la zona del euro sea fuerte en el próximo año”, dice David Owen, economista jefe de Dresdner Kleinwort Group Ltd. en Londres. “Aumenta el riesgo de una recesión”.
Para las empresas no financieras de Europa, la brecha entre beneficios e inversión aumentó a un 4,5% de la producción anual el año pasado, en comparación con un 3,6% para sus competidores en Estados Unidos, calcula Citigroup Inc. Si se excluye a las empresas alemanas, en donde los beneficios siguen superando a la inv
ersión, la brecha sube al 6,6%.
El resultado: las empresas no financieras de Europa están cargadas con 5,3 billones de euros ($7,6 billones) de deuda, monto equivalente al 57% de la economía de la eurozona. Esto se compara con un 48% antes de la desaceleración del 2001 y con un 46% en Estados Unidos, según datos de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo.
Las empresas europeas aprovecharon el crédito barato para endeudarse más, lo que les permitió realizar compras e incrementar su inversión por 20 trimestres consecutivos. El laboratorio farmacéutico francés Sanofi Aventis SA, por ejemplo, obtuvo un préstamo de 16 mil millones de euros en 2004 para pagar la fusión que dio lugar a la compañía resultante.
Las empresas de todos los sectores aceleraron su endeudamiento del 2005 al 2007, al sumar 1,8 billones de euros a su deuda, principalmente mediante préstamos bancarios, según Mark Wall, economista de Deutsche Bank en Londres.
Ahora dichas compañías se encuentran “bajo ataque de ambos lados” en su intento de manejar sus costes de financiación, dice Wall. Sus
márgenes de beneficios se ven afectados por la menguante demanda, el precio récord del combustible y los aumentos salariales. Al mismo tiempo, los bancos, que intentan recomponer sus propios balances, están endureciendo los estándares de préstamos y exigiendo tipos de interés más elevados para hacer nuevos préstamos o refinanciar los existentes.
Las empresas españolas son las que se encuentran en una situación más delicada luego de que su deuda se duplicó desde 2000 al 129% del producto interno bruto del país por el boom de la vivienda, según Standard & Poor's.
En la crisis que prosiguió, la promotora inmobiliaria Martinsa-Fadesa SA protagonizó la mayor quiebra europea en cinco años en julio, cuando incumplió deuda por 5.200 millones de euros. Su mayor rival, Metrovacesa SA, dijo el mes pasado que aumentará las ventas de activos para reducir los 7.500 millones de
euros que debe.
Un indicio de creciente preocupación sobre la capacidad de las compañías para manejar su deuda es que, en lo que va del año, Moody's Investors Service ha reducido las calificaciones de crédito a largo plazo de 216 empresas europeas, entre ellas el fabricante de neumáticos Continental AG, con sede en Hanover, Alemania, y el productor de vodka Belvedere SA de Beaune, Francia, y solo ha subido las notas de 81. En el mismo periodo el año pasado, bajó la calificación de 237 y subió la de 497.
En contraste, las empresas estadounidenses como el fabricante de equipos de redes de California Cisco Systems Inc. entraron en la desaceleración con más de medio billón de dólares en efectivo que acumularon a principios de la década reduciendo su deuda, controlando su gasto y manteniendo los inventarios bajo control. Esto significa que actualmente enfrentan una menor presión para reducir su personal e inversiones.
Las empresas japonesas podrían estar todavía más sanas luego de que se deshicieron de fábricas improductivas y trabajadores excedentes. El fabricante de robots Fanuc Ltd. acumuló $5 mil millones en efectivo esta década luego de liquidar $8 mil millones de deuda a largo plazo entre 1995 y 1999. Mizuho Research Institute Ltd. pronostica que el gasto de las empresas ayudará a la economía japonesa, que se contrajo el trimestre pasado, a recuperarse más rápido que la de Europa o Estados Unidos.

Ver comentarios