Enviar
Encuestadora prevé derrota chavista

Interlace estima que el partido gobernante perderá en al menos 8 de 22 estados venezolanos

Caracas
EFE

Los candidatos afines al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, perderán en los comicios regionales del 23 de noviembre en ocho de los 14 estados en los que la encuestadora Interlace ha efectuado sondeos, de un total de 22 en los que se elegirá gobernador, dijo ayer el director de la firma, Oscar Schemel.
En los estados de Bolívar, Carabobo, Guárico, Nueva Esparta, Sucre, Táchira, Yaracuy y Zulia “es clara” la preferencia electoral por opositores a Chávez, dijo Schemel en declaraciones a la televisión privada Globovisión sin revelar la ficha técnica de sus mediciones.
En tanto, añadió, en los de Aragua, Falcón, Mérida, Miranda, Lara y Vargas sucede lo mismo con los aspirantes chavistas, que en las elecciones de 2004 ganaron en 20 de 22 estados, en la mayoría de las 328 alcaldías y 233 legislaturas provinciales, así como en la Alcaldía Mayor de Caracas.
El encuestador, que destacó que sus estudios son hechos a petición de empresas privadas y ninguno por partidos políticos, no dio datos de la intención del voto en los estados de Anzoátegui, Apure, Barinas, Cojedes, Delta Amacuro, Monagas, Portuguesa y Trujillo, ni para la Alcaldía Mayor de Caracas.
El próximo 23 de noviembre tendrán lugar elecciones regionales y municipales en todos los estados del país, excepto en el de Amazonas.
El Grupo de Investigación Social GIS XXI que preside Nelson Merentes, ex ministro de Chávez, pronosticó el pasado jueves que el oficialismo podría perder en seis estados.
Merentes, quien fue titular de las carteras de Finanzas, Ciencia y Tecnología y Economía Social entre 2001 y 2007, señaló que para estas elecciones “indudablemente la oposición puede salir mejor” de lo que fue su cosecha en las elecciones de hace cuatro años.
El GIS XXI cifró en 16 los estados con “alta posibilidad” de que ahora ganen los candidatos afines a Chávez, en tanto que en otros cuatro dijo que ello era de “posibilidad intermedia” y en los dos restantes de “baja posibilidad”.
Por otro lado la Fuerza Armada de Venezuela tomó ayer un aeropuerto en el departamento de Sucre por orden del presidente, Hugo Chávez, que acusó a las autoridades de esa región del nordeste de negar su uso a la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).
José Ramón Regnault, alcalde de Carúpano, bajo cuya jurisdicción está el aeropuerto, dijo a los periodistas que la ocupación de la terminal aérea por soldados de la Guardia Nacional (GN, policía militarizada) se llevó a cabo sin incidentes.
“Deploramos que en una democracia sea ésta la forma que se imponga”, dijo Regnault, y agregó que cualquier transferencia del aeropuerto “debe pasar por un proceso administrativo previo”.
Además de negarle a PDVSA el uso de ese aeropuerto, Chávez acusó el domingo al gobernador de Sucre, Ramón Martínez, de pretender no entregar ese cargo (que obtuvo hace cuatro años como candidato chavista) si ganase el gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en las elecciones del próximo 23 de noviembre.
Martínez negó que pretenda desconocer los resultados de las elecciones y dijo que, además, las encuestas dan a la candidatura de oposición a Chávez una ventaja de más de 15 puntos porcentuales.
En declaraciones a la emisora caraqueña Unión Radio, Martínez se dijo no obstante que en caso de un triunfo del PSUV, entregará el cargo al vencedor, y pidió a Chávez no utilizar las Fuerzas Armadas “porque no hay necesidad de derramar sangre”.
“Yo no voy a mover ni siquiera una pistola de agua; lo que voy a hacer es respetar la voluntad del pueblo del estado Sucre”, reiteró.
Chávez ha denunciado que la oposición pretende ganar gobiernos regionales y alcaldías para acumular fuerzas “contrarevolucionarias” e iniciar en 2009 una crisis como la que derivó en el golpe de estado que llevó a su derrocamiento por dos días en abril de 2002.
En otro mitin del PSUV en el estado de Carabobo, Chávez dijo el domingo que quizá termine “sacando los tanques” si gana allí la oposición, en su segunda amenaza de recurrir a los militares.
Ver comentarios