Enviar
Central sigue firme en retener un 15% de los préstamos externos
Encaje subiría el tipo de cambio
Beneficios serían un control monetario más efectivo y menor volatilidad de los flujos de capital de corto plazo, según el ente emisor
Una medida que encarecería el fondeo en moneda extranjera de las entidades financieras y subiría el tipo de cambio fue enviada por el Banco Central nuevamente a consulta pública, paso previo para su aprobación.
Este proyecto pretende retener depositado sin ganar intereses el 15% de, entre otros, los préstamos a menos de 360 días que provengan del exterior, tanto para bancos como cooperativas y asociaciones solidaristas.
Los beneficios de esta medida serían, según el Central, un control monetario más efectivo y menor volatilidad de los flujos de capital de corto plazo (también llamados golondrina).
Si bien es cierto, el acuerdo tomado por el Banco Central reconoce que el encaje, junto a la reserva de liquidez (otra medida que amplía el control de dólares) tendrán efectos directos y colaterales sobre costos de intermediación y utilidades, asegura que “son mayores los beneficios derivados” de un mejor control.
Pero la propuesta no parece del todo transparente, a criterio de sectores, ya que en la numerosa lista de razones que el ente emisor aduce motivan el encaje, no reconoce explícitamente que el principal efecto sería subir el tipo de cambio al encarecer los dólares que entran al sistema financiero nacional.
“Habría que ver cuál es la intención. A mí me parece que va más para defender el tipo de cambio que por política monetaria”, dijo Jorge Madrigal, economista, quien añadió que le extraña que la entidad no anuncie abiertamente que su fin es frenar el flujo de capitales como lo han hecho economías como la brasileña, chilena o colombiana ante la gran cantidad de dólares que vienen a los países latinoamericanos, ya que eso les da mayor credibilidad y robustez a los bancos centrales.
Otra consecuencia del encaje es que afecta directamente a quienes tienen crédito en dólares.
“De aprobarse desalentaría el endeudamiento en el exterior de las entidades financieras locales, y con ello la oferta o el ingreso de dólares al país” dijo Alberto Franco, economista de Ecoanálisis.
Por lo anterior los bancos agrupados en la Asociación Bancaria Costarricense (ABC) lo objetan.
“Nuestra posición al respecto es que resulta improcedente. La propuesta de acuerdo con el Banco Central es paradójica por cuanto castiga con un encaje los empréstitos del exterior aunque estos no son las causa de las preocupaciones de la Autoridad Monetaria. La medida va en contra de la eficiencia de la intermediación financiera y no contribuye con la estabilidad financiera y monetaria del país.” dijo Franco Naranjo, presidente de la ABC.
La reserva de liquidez se aplica a entidades que no son sujetas a encaje como cooperativas de ahorro y crédito y asociaciones solidaristas, que tienen carácter social y hacen préstamos a sus empleados. Y se trata de retenerles el 15% de los pasivos de corto plazo (en dólares) lo que les afecta, en menor medida que a los bancos.
“En el caso nuestro esos porcentajes de reserva desde luego nos limitan la operativa y nos generan un costo de oportunidad porque pagan poco. Tendremos menor liquidez y las asociaciones que tengan inversiones un menor rendimiento. Analizaremos la propuesta y nos referimos a estos aspectos”, dijo Raúl Espinoza, vicepresidente del Movimiento Solidarista.
Por el momento las entidades afectadas tendrán 11 días hábiles (a partir de la publicación en La Gaceta) para enviar observaciones. De ser aprobado el proyecto, el encaje empezaría a regir el 1º de agosto con un aumento gradual del 5% para llegar al 15% el 1º de octubre de este año.

Carolina Acuña
[email protected]


Ver comentarios