Encadenamientos productivos impulsan crecimiento de pymes
“Actualmente estamos vendiendo nuestros productos a siete empresas médicas, y queremos seguir vendiendo a más compañías”, explicaron Freddy Quesada, director comercial, y José Alberto Soto, director general de Grupo Vargas. Marco Monge/La República
Enviar

Más de 8 mil empresas proveen materia prima a multinacionales

Encadenamientos productivos impulsan crecimiento de pymes

Ferias son un método para dar a conocer servicios

Aprovechar la demanda de servicios de outsourcing por parte de las multinacionales que se instalan en el país, es el recurso que impulsa el crecimiento de miles de pymes costarricenses.

201409022105000.n33.jpg
Esta forma de venta se llama exportación indirecta, lo que ha generado que pequeñas y medianas empresas transformen su negocio, migrando de ser suplidores de productos básicos a convertirse en suplidores de productos de beneficios adicionales.

En el país trabajan como proveedores y suplidoras más de 8 mil empresas. Estas generaron $10 millones en ventas, contando solo los negocios transables de alto valor agregado.
El objetivo de estas empresas es insertarse en las cadenas globales de valor con las empresas que llegan al país, y que estas dejen de depender de abastecimiento de sus países en el extranjero.
A la fecha hay unas 250 compañías multinacionales en territorio nacional, las cuales necesitan cadenas de abastecimiento para sus operaciones.
Un caso de ello es la empresa de fabricación de empaques y productos impresos Grupo Vargas. La compañía vende a siete empresas de dispositivos médicos, por lo que contemplaron en este nicho un buen sector para crecer.
“El apoyo de programas nacionales de encadenamiento es vital para las empresas, ya que las incluye en un proceso de mejora continua”, explicó José Alberto Soto, director general de Grupo Vargas.
Contar con suplidoras que se ajustan a las necesidades a corto plazo de las multinacionales es un punto de ventaja para el país, ya que al comprar materiales hechos en Costa Rica, la empresa extranjera se ahorra en logística, impuestos y transporte.
En el caso de los proveedores, tienen la oportunidad de implementar nuevos conocimientos y tecnologías provenientes de las compañías internacionales, que pueden ayudar a la optimización de su producción.
“El principal reto que tienen las empresas es que no tienen certificaciones de sistemas de calidad, por eso impulsamos realizar auditorías y capacitaciones en el exterior”, explicó Wilbur Carvajal, director de proyectos de la Oficina de Encadenamientos Productivos de Procomer.
Un método para que las compañías conozcan a estas pequeñas empresas son las ferias que realiza la Promotora de Comercio Exterior.
Estas citas se realizan con potenciales proveedores que las compañías requieran. La última feria se realizó en la empresa Baxter, a la que asistieron 47 negocios interesados en vender sus productos a la compañía médica.
Otro ejemplo es la que se realizó en Alimentos Prosalud. Al evento se presentaron 32 empresas de los sectores de empaque, embalaje, servicio de mantenimiento y mecánica de precisión.
La próxima cita será el viernes en Trimput, una compañía de componentes electrónicos que busca proveedores para productos de oficina, cajas de cartón, entre otros.
Estas ferias son una vitrina de exposición para las pymes que desean ser parte de las cadenas globales de valor, y ser conocidas de forma indirecta a nivel mundial.

Raquel Rodríguez
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios