Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


En Zapote no digieren el control

| Viernes 25 marzo, 2011



A los gobernantes de turno, les recuerdo que las improvisaciones no son buenas actitudes, ni buenas consejeras.

En Zapote no digieren el control

El ministro de la Presidencia, Marcos Vargas recientemente expresó: …“he lamentado mucho que gran parte de las sesiones extraordinarias se fue en control político”...
El ministro Gallardo impone reglas antidemocráticas al cuestionamiento periodístico: “limitando a 10 las consultas de los periodistas en las ruedas de prensa del Consejo de Gobierno”
Quiero recordarle al ministro Vargas que el Parlamento es la esencia de la democracia. En una democracia no se puede gobernar sin consentimiento del Parlamento. A este poder le corresponde promulgar las leyes, definir los fines y los límites generales del ejercicio del poder y controlar políticamente al Poder Ejecutivo.
A la fracción de Gobierno le corresponde impulsar las tesis, principios y programas de su partido, en coordinación con el Poder Ejecutivo, sin subordinarse a él. A las fracciones de oposición les corresponde la vigilancia del manejo de la cosa pública, la vigilancia del apego a la constitucionalidad, le corresponde ser el contrapeso para evitar los abusos del poder oficial. De ese juego dialéctico resulta la democracia.
Al señor Gallardo es importante recordarle que el control de la prensa y de la opinión pública son principios fundamentales en el ejercicio de la democracia. Limitar el control de la prensa es un peldaño infaltable de los regímenes autoritarios. Imponer limitaciones como lo está pretendiendo el señor Gallardo resulta inoportuno, deplorable, e inconveniente.
Por principio fundamental de nuestro pensamiento socialcristiano, le adelanto al señor Gallardo que “no vamos a permitir tal mordaza” contra la prensa. El derecho de los ciudadanos a ser informados objetiva y críticamente no es negociable, ni mucho menos vamos a permitir que lo vaya a abolir cualquier autoridad temporal. Señor Gallardo le recuerdo un sabio refrán nacional: “machete estate en tu vaina”.
A los gobernantes de turno, les recuerdo que las improvisaciones no son buenas actitudes, ni buenas consejeras. El país espera de ustedes una actuación seria y madura, apegada a los principios de facilitación del control político y del control periodístico. Hacer lo contrario es abrir espacios al desencuentro nacional.

Walter Céspedes Salazar
Diputado