“En universidades privadas pueden haber BMW y Hyundai”
Existirán siempre universidades que no se quieran acreditar y esto es decisión de cada una, dijo William J. Salom, presidente de la Universidad Politécnica Internacional. Gerson Vargas/La República
Enviar

William J. Salom, presidente de la Universidad Politécnica Internacional

“En universidades privadas pueden haber BMW y Hyundai”

• Los cambios al Conesup y el Sinaes se pueden hacer sin reformas de ley


Entre las universidades privadas pueden haber BMW, Hyundai y otras marcas, todo depende de lo que cada una quiere ser, según William J. Salom, presidente de la Universidad Politécnica Internacional, quien conversó sobre los dos proyectos de ley que se discuten en la Asamblea Legislativa, para reformar el Conesup.

¿Apoya los proyectos de reforma al Conesup del MEP y la Ulacit?

Mi posición es que hagan muchas cosas sin necesidad de llevar proyectos a la Asamblea. Yo coincido con puntos de ambos proyectos. Apoyo la gestión de Silvia Castro, quien ha tenido la valentía de elaborar un proyecto para mejorar la gestión las universidades privadas.

¿Qué opina de los cambios en la acreditación?

Apoyo que se acrediten las universidades y no las carreras. El Sinaes es un ente formado por directores independientes, mientras el Conesup es un ente adscrito al MEP que cambia de funcionarios cuando cambia el ministro o el Gobierno.

¿Cuál diría usted que es la importancia de la acreditación, tomando en cuenta que usted la impulsó en Costa Rica?

A mí me preguntó un señor muy serio, José Andrés Masís, quien siempre estuvo al frente del Conare: “William ¿qué hay detrás de la acreditación, que tú peleas por eso?”. Yo le dije: “Es que yo quiero que sea buena la universidad y se puede ser bueno sacando un producto pobre barato y un producto caro. Por ejemplo, yo quiero ser el BMW de la educación y otro puede ser el Hyundai, más barato sin que sea malo”.

¿Hay universidades que deberían cerrar?

No. Que el mercado las califique y los colegios profesionales. En ciencias de la salud, derecho, contaduría pública e ingeniería, que presenten exámenes.

Pero hay rectores que han estado ausentes de la discusión. ¿Cierto?

Es que no los llaman. Es absurdo que esta joven (Silvia Castro, rectora de Ulacit) esté sacando una ley y nadie la apoye, yo la apoyo ciento por ciento con algunas cosas que hay que cambiar.

¿Qué opina de que el Gobierno regule las tarifas universitarias?

Que pague el consumidor si va a tener un título que vale más en el mercado y con que va a conseguir un puesto mejor pagado. Tiene que pagarlo. ¿Qué lo quiere gratis?, yo nunca me quejé cuando estuve estudiando mi maestría en Estados Unidos, y allí sí es caro.
El 40% de los estudiantes va a las públicas y este año tienen ¢440 mil millones de presupuesto. Yo no me opongo a eso, pero que nos dejen, si lo hacemos mal, que nos jalen el aire, pero más derecho tengo yo como ciudadano de pedir cuentas a las universidades estatales. Existe una diferencia abismal en los recursos recibidos y en el buen uso.

¿Hay un conflicto entre universidades públicas y privadas?

Yo creo que estamos poniendo en pelea los públicos con los privados sin necesidad, cuando realmente el privado sí está contribuyendo al Estado, ahí es donde viene mi conflicto, porque tengo experiencia en Panamá.
En Panamá, el rector de la Universidad Nacional, que es más que el Ministerio de Educación, llamó a las universidades privadas para que conformaran juntos un consejo de rectores, aquí nos costo que entráramos en eso y fue la gestión de Jorge Mora, Gabriel Macaya, Alejandro Cruz y el de la UNED la que logró que formáramos el Sinaes.

María Siu Lanzas
[email protected]


 

Ver comentarios