Enviar
Estudio Latinobarómetro 2007 evidencia temores económicos y sensación de inseguridad
En Costa Rica cunde la desconfianza

• Informe revela que en el país el escepticismo es tal, que los ciudadanos ven con recelo no solo a los políticos, sino que al mismo prójimo
• Costarricenses son pesimistas en cuanto al futuro económico del país y confiesan un inmenso temor a ser víctimas de la delincuencia

Eduardo Baldares
[email protected]  

Pesimismo. Suspicacia. Miedo. Esas son las características principales desnudadas por la encuesta Latinobarómetro 2007 en Costa Rica, donde los ciudadanos revelaron percepciones negativas tanto en ámbitos generales como particulares, tales como la macroeconomía y las relaciones interpersonales, respectivamente.
Más allá del clásico recelo con respecto a los políticos, el costarricense no confía ni en su vecino. Teme que le roben, teme que lo estafen y en ese renglón estadístico solo Brasil y Paraguay son más desconfiados.
Y ni que decir de cómo vislumbra el futuro del país: corrupto, sumamente inseguro y desmejorado económicamente.
Aunque nadie como el tico cree en la democracia, su nivel de satisfacción con ella es deficitario, y en la deteriorada credibilidad de instituciones como los partidos políticos podría estar la explicación.
A estas y muchas otras conclusiones llega el estudio 2007 de Latinobarómetro, presentado este viernes en el Hotel Costa Rica por Daniel Zovatto, miembro del Consejo Asesor Internacional de dicha organización.
A la consulta “¿diría usted que se puede confiar en la mayoría de las personas?”, solo un 17% de los latinoamericanos respondió que sí, pero Costa Rica estuvo muy por debajo de la media regional con un escaso 8% que contestó afirmativamente.
Zovatto confirmó que la pregunta fue en general y puede tener dos interpretaciones, el temor al hampa y a la estafa.
“La institucionalización de prácticas corruptas que parecen predicar el lucro fácil e ilícito da como resultado un enviciamiento de los códigos sociales difícilmente reversibles”, explicó Jorge Poltronieri, catedrático de la Universidad de Costa Rica, quien detalló las conclusiones de la Encuesta sobre Corrupción 2006, elaborada por la Escuela de Matemática.
En dicho estudio se comprobó que la corrupción es una práctica común y está infiltrada en todos los estratos sociales, lo que explica por qué es tan desconfiado el costarricense.
También se entiende por qué el 59% de los encuestados nacionales de Latinobarómetro prevé que en el futuro habrá más corrupción.
En cuanto al temor a la delincuencia, Costa Rica es el tercero entre los países más atemorizados de la región. A la pregunta “¿cuán frecuentemente se preocupa usted de que pueda llegar a ser víctima de un delito con violencia?”, un 77% de los costarricenses respondió “todo el tiempo” o “casi todo el tiempo”, solo superado por paraguayos y argentinos.
Por otra parte, un 32% de los encuestados confesó que ellos o sus parientes cercanos han sido víctimas del hampa en los últimos 12 meses. Aunque es una de las cifras más reducidas de América Latina, un escaso 5% considera que el país es cada día más seguro y se siente bien resguardado.
Para su colega José Manuel Valverde, la percepción podría amplificarse debido a la cobertura de algunos medios de comunicación que resaltan en demasía los sucesos, “incrementando la sensación de inseguridad”.
En lo económico, si bien menos de la cuarta parte considera que la situación del país mejorará, curiosamente más de la mitad estima que particularmente sí experimentará un repunte. “En este aspecto el tico sí es optimista, pero tiene sus peligros, porque si las expectativas individuales no se cumplen, las facturas se las va a cobrar a los políticos”, opinó Zovatto.
De hecho, en Costa Rica solo un 15% opina positivamente de los partidos políticos y el Estado como tal tiene más opiniones negativas (38%) que positivas (20%), aunque predomina la “satisfacción media” con los servicios que ofrece (42%).
En cuanto al gobernante Oscar Arias, es el segundo más aprobado de Centroamérica y el décimo de América Latina, con un 42% de opiniones favorables, eso sí, muy por debajo del “líder”, el uruguayo Tabaré Vásquez.



Ver comentarios