Enviar
En busca del equilibrio
Encontrar un complemento ideal entre estas dos facetas debe ser un compromiso tanto personal como del empleador; las mujeres siguen teniendo el camino difícil
Lograr equilibrar lo personal y laboral es una tarea para muchos diaria y difícil, sin embargo necesaria para adquirir una mejor calidad de vida.
Precisamente esa conciliación está siendo considerada una necesidad en Latinoamérica, un sentimiento que crece y con el cual cada vez más empresas están más anuentes a colaborar.
Sin embargo, el panorama para las mujeres es más complicado, ya que en ellas se recarga más el tema familiar y a la vez están expuestas a más obstáculos.
Un informe reciente denominado “Trabajo decente y corresponsabilidad social en el cuido: Retos en el camino hacia la igualdad”, presentado por varias organizaciones como el Ministerio de Trabajo y la Organización Internacional del Trabajo, da una muestra del panorama.
Según el informe, en Costa Rica las mujeres tienen una brecha del 20% del salario percibido por los varones. “A este problema se suma que enfrentan mayor desempleo y subempleo”, indica.
El informe hace énfasis en el rol de los empleadores y colaboradores en el tema de la conciliación de las responsabilidades tanto familiares como laborales, donde se destacan iniciativas como adaptabilidad horaria y las vacaciones ajustadas a las necesidades, así como la promoción de centro de cuido.
Sin embargo, los esfuerzos podrían ser mayores, entre las medidas que se mencionan como escasamente aplicadas están el teletrabajo, espacios físicos para lactancia y programas de esparcimiento para la familia, indica el estudio.
Mientras que entre las medidas que no se aplican está la falta de instalaciones para el cuido infantil así como de centros para la realización de tareas de los hijos de los colaboradores.
Recientemente la agencia de noticias EFE publicó información de una empresa española denominada Albenture, que según su director Alberto García-Francos, se trata de un gabinete cuyo objetivo es la conciliación vida-trabajo.
La idea, según se explica, es “convencer a las empresas de que es bueno que paguen por dar una serie de servicios gratuitos a sus empleados, que van más allá de la flexibilidad horaria, no siempre suficiente y asociada a limitaciones económicas y organizativas”.
La empresa ofrece alrededor de 600 servicios, que van desde ayudas para hacer trámites en horarios de trabajo hasta asesoría para resolver problemas familiares.

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios