Enviar
En actitud vigilante


Finalmente, después de 30 años de espera, se ha dado la luz verde para que comience la construcción de la vía hacia el puerto de Caldera.
Así lo anunció LA REPUBLICA ayer, pero la noticia no es un lanzar campanas al viento y celebrar, porque lo que ha pasado es que apenas se ha dado la autorización para que se inicien los trabajos.
Ahora la actitud más bien ha de ser vigilante para comprobar que el plazo estipulado para la finalización de esta obra realmente se cumpla y que la nefasta experiencia de haber tenido que esperar tres décadas para que se inicien los trabajos de construcción de dicha vía, sirva al menos para que algo semejante no vuelva a repetirse en este país.
Más que celebrar esta orden de inicio lo procedente es ponerse a trabajar y mantener un celo permanente para que nada retrase el cumplimiento de las obras porque solo eso podría, quizás, devolver un poco de la perdida confianza a los costarricenses.
Es mucho lo que ha perdido el país, las empresas y en general todo aquel que tuvo que seguir utilizando durante estos pasados 30 años la actual ruta por Cambronero.
La importancia del puerto de Caldera, por el que ingresan granos, acero y fertilizantes para el consumo nacional, convierte en urgente la necesidad de contar con la nueva vía y de ahí que haya que estar atentos a que ya nada pueda retrasar el normal desenvolvimiento de los trabajos.
La construcción de esta ruta a Caldera se constituye en la primera obra vial que se realizaría en el país mediante el modelo de concesión, ya que a pesar de haber sido aprobada la ley correspondiente en 1998, no había podido ser utilizada para construir carreteras.
La concesión permite a la empresa privada financiar, construir y operar un proyecto público mientras recupera la inversión y obtiene la utilidad definida, y al país contar con infraestructura que requiere con urgencia y que no está en condiciones de financiar por medio del Estado.
La condición para que ambas cosas se den de manera satisfactoria es que el proyecto se lleve a cabo en el tiempo estipulado y cumpla con las características determinadas en el contrato.
Ver comentarios