Enviar
En río revuelto…

Paola Solís
Coordinadora Unidad Emisores

Bien dice el refrán que: “…en río revuelto, ganancias de pescadores”. Y eso es justamente lo que deben aprovechar los participantes del mercado de valores costarricense para motivar a los emisores actuales y potenciales a que capten recursos localmente.

La corriente mundial está muy turbulenta y no se sabe a ciencia cierta qué rumbo tomará en el corto o mediano plazo. Las otrora pujantes economías de los países más industrializados del mundo están capeando a duras penas las tormentas y ahora la amenaza de un huracán llamado recesión estadounidense, hace aún más difícil navegar.

Mientras eso sucede fuera de nuestras fronteras, ¿qué pasa en Costa Rica? Se cerraron las llaves del financiamiento bancario, las tasas de interés activas están despertando de su letargo y las empresas ven como sus opciones de financiamiento se van reduciendo drásticamente.

Es en este momento en que el financiamiento bursátil se convierte en una opción atractiva para las empresas que necesitan cumplir con sus metas y objetivos en el corto y largo plazo.

Algunos emisores han sabido interpretar las señales y están atrayendo a los inversionistas usuales en el mercado local y aquellos que decidieron repatriar sus fondos. Solo en una semana cuatro emisores convocaron a subasta y días atrás ya lo habían hecho otros con muy buenos resultados.

El financiarse por bolsa no implica solamente hacer pública la información de la empresa y cumplir requisitos de índole legal y financiera. La empresa elige una alternativa que le permite adecuar los costos y riesgos de su estructura financiera, programar adecuadamente sus proyectos de inversión y puede optar por el plazo de financiamiento que más le convenga y que mejor se adapte a sus planes estratégicos.

Retomando el refrán, las empresas nacionales deben aprovechar la coyuntura actual y salir a “pescar” inversionistas que les financien sus proyectos y capital de trabajo, a cambio de una retribución acorde con los riesgos que asume esa contraparte.

Por cualquier lado que se vea, el financiamiento bursátil trae beneficios a todos los involucrados: mercado, inversionistas, y principalmente al país.



Ver comentarios