Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


En los penales, solo los porteros pueden ser héroes

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 30 noviembre, 2018

Patrick Pemberton lució espectacular.

Hubo tres acciones determinantes para que los equipos eliminados no clasificaran y los clasificados no cayeran.

El paradón que le hizo Patrick Pemberton a Álvaro Saborío en los tiempos extras, fue la mejor tapada de los dos partidos. Para variar, el goleador sancarleño le ganó el salto a su celador, Allan Miranda, quien es más alto que él y remató de cabeza “a pie cambiado”. Patrick, que viajaba de ida, con reflejos de gato levantó sus puños y desvió el remate. Era el 2-1 en favor de San Carlos, que por lo visto en el desarrollo de los 120 minutos, probablemente les hubiera dado la clasificación.

Lo decimos, porque el portero sancarleño, Marco Madrigal no tuvo en tan largo juego, una sola intervención determinante.

Las otras dos acciones claves estuvieron a cargo de Leonel Moreira. Saprissa ganaba 1-0 y en tiempo extra, el portero florense tuvo un desvío magistral ante remate rastrero de Mariano Torres y pocos minutos después, con su pierna rechazó un bólido de Jairo Arrieta que era de red.

Si Saprissa se ponía arriba 2-0, la clasificación probablemente era suya. Repasemos que Herediano, a pesar de su buen partido, no metió un gol en 120 minutos.

Ahora, cuando una clasificación se va a definir desde el punto de penal, los únicos que tienen oportunidad de convertirse en héroes son los porteros y en villanos, los que los rematan.

Leonel Moreira y Patrick Pemberton no tenían nada que perder; tampoco Briceño y Madrigal.

A la hora buena, el Herediano detuvo dos y el manudo tres y acapararon los titulares. Ellos guiaron a sus equipos a la final de la segunda fase del Apertura, pero la pura verdad, el desarrollo de las dos semifinales en su vuelta fue excitante, dramático, tenso, porque si caía un gol en cualquier marco, el discurso final variaba.

Fueron dos muy buenos partidos, bien jugados, abiertos, emocionantes, de ida y vuelta, que combinados con ese otro par de buenos juegos que hizo la Selección Nacional en Perú y Chile, retratan un buen momento del fútbol nacional que ojalá se prolongue.

Rescatar la presentación de San Carlos y aplaudir el trabajo de su estratega Martín Cardetti. Los Toros no fue que le jugaron de tú a tú a la Liga. No, en la cancha fueron mejores en los dos partidos y obligaron a Luis Diego Arnáez a montar una ferretería repleta de candados para evitar la eliminación del León.

San Carlos jugó como un grande y cayó como un gigante.

[email protected]