Logo La República

Jueves, 17 de octubre de 2019



NOTA DE TANO


En Jicaral, su dirigencia labora en silencio

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 12 junio, 2019

Jeaustin Campos no quiere llenarse de “sobros”

En Jicaral, pequeño pueblo de 3 mil habitantes de la península de Nicoya, cabecera del distrito de Lepanto del cantón de Puntarenas, reina el más profundo silencio.

En el único supermercado del pueblo, llamado Sercoba Comercial, ubicado al frente de la iglesia católica, propiedad de la familia Barrantes, parece que se reúnen en sesiones sin horario, Roy Barrantes, presidente del club que acaba de lograr el ascenso a la primera división, Jorge Alarcón, gerente deportivo del equipo y Jeaustin Campos, su director técnico.

Planifican la temporada, pero no abren la billetera.

Nos cuentan los del barrio jicaraleño, que decenas de seguidores del equipo azul, pensaban y daban por un hecho que Juan Bustos Golobio, separado del Saprissa, sería el primer refuerzo pedido por Jeaustin a su patrón. El nexo morado entre técnico y jugador lo hacía previsible, pero no fue así.

Golobio firmó con Herediano y otro morado que Campos conoce de memoria, Heiner Mora, se uniformó de guerrero y viajó al sur.

No sonaba mal suponer que los jugadores que Saprissa dejaba libres, podían recalar en Jicaral, pedidos por Jeaustin, pero hasta el pasado martes, el nuevo inquilino de la primera división no ha abierto la boca para anunciar los refuerzos con los que afrontará su nuevo compromiso futbolístico.

Pocos minutos después de lograr el ascenso, Jeaustin fue claro en que a lo interno del club se daría prioridad al talento de la península, pero este detalle romántico no alcanza para sobrevivir en la máxima categoría.

En el equipo de San Carlos, que ascendió una temporada antes que Jicaral, el técnico de turno, Martín Cardetti, tenía varios futbolistas de mucho peso como Marco Madrigal, Carlos Acosta, Álvaro Aguilar, Ismael “Chucky” Gómez, Álvaro Saborío y Juan Vicente Solís, entre otros, que colaboraron con el ascenso; luego, la mayoría de ellos conquistó el nuevo campeonato. Pero, ya instalados los Toros en la primera división, su dirigencia soltó el billete y se reforzó el equipo en todas sus líneas, con jugadores de trayectoria y peso, como Marvin Obando, Esteban Ramírez, Diego Madrigal, José Luis Cordero, Christian Martínez y otros.

La lógica apunta a que más temprano que tarde, sonarán las bombetas en el supermercado Sercoba y nos anunciarán los nuevos rostros del equipo, porque con lo que hay, Barrantes, Alarcón y Jeaustin, saben que no alcanza.

[email protected]






© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.