Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


En este triste 70 aniversario

| Martes 17 marzo, 2009


En este triste 70 aniversario


Aunque para muchos pudo pasar inadvertido, este 15 de marzo hizo exactamente 70 años, se conmemoró la fecha en la que dan inicio las hostilidades de la Segunda Guerra Mundial. En ese día de 1939, las divisiones de Adolfo Hitler tomaron posesión del resto de Checoslovaquia que desaparece; Moravia y Bohemia son ocupadas por los nacionalsocialistas. Y aunque representa una fecha histórica infausta —por las consecuencias que dicha guerra trajo al mundo—, no debe ser olvidada.
Hoy nuestra nación se enfrenta con poderosas amenazas, diversas y de toda naturaleza: el narcotráfico que azota a países como México; las profundas divisiones sociales por motivos políticos o económicos, las cuales azotan a países como Venezuela, Nicaragua o Bolivia; el problema ambiental que pende como una espada de Damocles sobre las futuras generaciones, o el chantaje terrorista que se cierne sobre nuestras democracias occidentales, son solo algunos ejemplos de ese variopinto de nubarrones que se vislumbran en la lontananza de nuestra vida nacional.
Por ello, a los 70 años de los primeros estertores de ese doloroso parto, que fue la Gran Guerra, valga esta breve reflexión para alertar sobre la importancia de conservar nuestros ideales nacionales, nuestra identidad, y nuestros valores, como yelmo que nos permita enfrentar tan descomunales desafíos.
Hoy no son divisiones blindadas las que avanzan destruyendo las fronteras nacionales, como sucedió en la Europa de 1939, pero no porque el enemigo sea menos convencional, es por ello menos desafiante. En ese ejército anónimo de ciudadanos, trabajadores honestos, amas de casa, que día a día luchan y se esfuerzan por mejorar o al menos sostener sus condiciones de vida, se encuentran las reservas morales y espirituales para confrontar el desafío.
En estas tristes efemérides, sea además esta fugaz cavilación, un homenaje de respeto a los millones de víctimas que a partir de aquel día iniciaron el espantoso descenso hacia aquel horroroso drama.

Fernando Zamora Castellanos
Abogado constitucionalista
[email protected]