Enviar
Mandatario boliviano anuncia conversación de ocho presidentes en Venezuela
En ciernes reunión de “antiimperialistas”

* Se analizarán fórmulas para combatir la crisis financiera

La Paz
EFE

El mandatario de Bolivia, Evo Morales, anunció que “ocho presidentes antiimperialistas” se reunirán en Caracas (Venezuela) el próximo 26 de noviembre “para planificar la forma de servir mejor a los pueblos de Latinoamérica y del mundo”.
A juicio del presidente boliviano, la reunión no será solo para analizar la crisis financiera mundial, sino para que los gobernantes de esos ocho países, que no detalló, definan cómo fortalecerse y complementar sus acciones para servir a los pueblos “mejor todavía”.
El presidente venezolano, Hugo Chávez, informó esta semana de esa reunión convocada en Caracas, a la que invitó a los mandatarios de Cuba, Nicaragua, Bolivia, Honduras y Dominica, miembros de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) junto a Venezuela, y a los 18 países que integran Petrocaribe.
Según adelantó Chávez, la reunión debe tomar “decisiones para enfrentar” la crisis económica mundial y favorecer a los pueblos de los países convocados.
En la reunión debatirán también diversos problemas sociales, ecológicos, de medio ambiente, igualdad y dignidad en Latinoamérica, “una tarea muy delicada si pensamos en la vida, si pensamos en la humanidad”, comentó el mandatario boliviano.
Morales se refirió al asunto al comentar la reunión de los líderes del Grupo de los 20 (G-20) realizada el sábado en Washington, de los que dijo que son los “responsables” de la crisis financiera por impulsar el capitalismo.
Por otra parte, Morales partió ayer hacia Nueva York para agradecer hoy, en la Asamblea de la ONU el apoyo a su gestión en la reciente crisis política y hará lo propio el próximo miércoles en Washington, en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA).
Morales explicará a la ONU y a la (OEA) los acuerdos alcanzados el mes pasado con la oposición para solucionar los conflictos políticos que afectaron a Bolivia desde agosto.
Ambos organismos y la Unión Europea (UE) enviaron a Bolivia observadores y mediadores del diálogo celebrado entre el gobierno de Morales y las fuerzas conservadoras y autonomistas del país.
El conflicto tuvo su peor momento en la explosión de violencia del 11 de setiembre pasado en la región de Pando donde murieron 18 personas, la mayoría afines al presidente Morales.
Las partes alcanzaron el acuerdo tras la decisión de Morales de aceptar la modificación del proyecto de nueva Constitución que será sometido a un referendo el próximo 25 de enero.
En EE.UU. Morales también se entrevistará con senadores demócratas y republicanos para analizar la situación de la relación con el Gobierno de ese país, gravemente deteriorada desde setiembre pasado cuando se produjo una expulsión mutua de embajadores.
La suspensión en Bolivia del Departamento Antidroga de EE.UU. (DEA) es uno de los temas conflictivos que se abordará en esas reuniones.
Ver comentarios