Empresas y estudiantes en espera de educación dual
Los alumnos de varios colegios técnicos podrían combinar la educación teórica con la práctica en una empresa, de acuerdo con una de las propuestas para educación dual. Esteban Monge/La República
Enviar

Enseñanza práctica dinamizaría economía

Empresas y estudiantes en espera de educación dual

Proyecto de ley poco claro llegaría al Plenario en tres semanas

RESUMEN EJECUTIVO
Podríamos dinamizar la economía al permitir a miles de jóvenes integrarse en el sector productivo mientras siguen estudiando.
Dos años han pasado desde que el gobierno de Laura Chinchilla propuso un plan para este tipo de enseñanza, el cual ha sido exitoso en varios países, especialmente Alemania.

Podríamos dinamizar la economía al permitir a miles de jóvenes integrarse en el sector productivo mientras siguen estudiando.


Dos años han pasado desde que el gobierno de Laura Chinchilla propuso un plan para este tipo de enseñanza, el cual ha sido exitoso en varios países, especialmente Alemania.
Sin embargo, los modelos propuestos presentan todavía carencias, así como la oposición de los educadores, quienes consideran que sería transformar a los estudiantes técnicos en aprendices de un oficio orientado al mercado, por sobre una educación humanista e integral.
La educación dual daría al joven la opción de recibir un curso teórico en un oficio, mientras realiza la práctica en una empresa de forma simultánea, en lugar de seguir con la carrera convencional, que en muchos casos no es lo que él o ella le interesa.
Pero no existe un sistema de certificación que acredite el oficio al estudiante al concluir su práctica. En Alemania, en cambio, existen más de 400 oficios registrados, cada uno con los maestros autorizados para emitir el certificado de competencia.
Tampoco hay un marco que defina el diploma que el joven recibiría al terminar con el programa, o una decisión sobre cuál sería la relación —civil o laboral— que existiría entre la empresa y el estudiante.
Mientras tanto, el INA tiene un cupo limitado, así que miles de jóvenes quedarían fuera cada año.
En 2015 habrá poco más de 100 mil egresados del INA, sin embargo, esta cifra no ha incrementado en los últimos cuatro años.
“El proyecto de ley no viene a resolver nada que tenga que ver con cupos o matrícula, lo que esperamos que suceda es que el proyecto dé tranquilidad a los empresarios con respecto a la calidad en que están los estudiantes”, dijo Minor Rodríguez, presidente del INA.
La educación dual, así como el aprendizaje formal, ayudan a muchos jóvenes a prepararse para un oficio rentable, dado que contarían con la experiencia, que es una condición previa para ser contratados.
Por su parte, la empresa estaría formando una relación con un potencial futuro colaborador, con poco riesgo, al tener que pagarle al aprendiz solamente un monto modesto para cubrir transporte y alimentación.
“Muchas de las críticas hechas es que los planes de estudio de los centros de formación se diseñan sin tomar en cuenta las necesidades del mercado y, por tanto, las empresas no logran satisfacer las necesidades de mano de obra calificada que requieren”, dijo Ronald Jiménez, presidente de la Unión de Cámaras de la Empresa Privada.
En Alemania este tipo de programa ha sido una forma eficiente de reclutamiento, ya que unos dos tercios de los aprendices se quedan con la misma empresa, de acuerdo con Carlos Umaña, analista económico de la Academia de Centroamérica.
Una comisión legislativa debe entregar al plenario, antes de finales de este mes, al menos un proyecto de ley que regularía la educación dual y el aprendizaje

201510062137420.10-11.jpg

Redacción

[email protected]


Ver comentarios