Enviar
Falta de políticas internas provoca abusos
Empresas regulan acceso a Facebook
Preocupaciones se centran en fugas de información
Lo que parecía convertirse en una relación de mutuo provecho entre Facebook y las empresas, parece tener sus primeras fricciones, ya que el creciente abuso en acceso, fugas de información y comentarios dañinos para la imagen corporativa, se han convertido en un dolor de cabeza para las organizaciones.
La necesidad de resguardar los intereses de las empresas causó una de las discusiones sobre si aplicar políticas restrictivas al uso de las redes sociales en horas laborales.
Esto chocó con una realidad, las redes sociales se habían extendido y llegaron para quedarse.
De ahí que las compañías evidenciaron que restringir el acceso a Facebook u otra red social no era una solución. Ya que se dieron casos en que el personal dejaba sus puestos de trabajo para ir al baño y tener acceso utilizando su smartphone.
Al no existir políticas claras en cuanto al acceso a redes sociales, los abusos se incrementaron hasta el punto de que un cibernauta perdía cerca de una hora en línea.
Otro elemento que tiene preocupadas a las corporaciones es lo destacado en el estudio de Cisco 2010 Midyear Security Report, que afirma que el 7% de los trabajadores gasta en promedio 70 minutos diarios en FarmVille, uno de los juegos más populares de Facebook.
Por otro lado, el mismo estudio identificó que en promedio el 45% de los trabajadores usa Facebook u otra red social en tiempo laboral.
“Se contrata a una persona para que dé un rendimiento y no que esté en Facebook o jugando”, dijo Marco Durante, experto en derecho laboral de la firma BDS Asesores.
Una de las recomendaciones que se desean implementar, como parte de una política empresarial, es el compromiso de confidencialidad y crear una cultura organizacional en el manejo de informaciones.
Otro de los argumentos es formalizar de políticas empresariales para la regulación de acceso mediante la educación del personal. Es decir, que las redes sociales se conviertan en una herramienta más de trabajo.
“Cuando se publican fotografías en fiestas, tomando licor, normalmente se dice, mirá fulano de tal, que trabaja en equis empresa. Ahí se menciona a la empresa, por lo tanto, se daña la imagen de la compañía”, aseguró Durante.
Otra de las alternativas que se recomiendan para administrar el uso de Facebook en las empresas es el establecimiento del “e-break”. Es decir, habilitar el acceso durante los momentos de descanso, ya sea durante el café o al mediodía.
En un estudio en Australia se comprobó que los trabajadores que usan el 20% de sus horas laborales en la red social pueden concentrarse mejor que aquellos que no lo hacen. Ya que durante los descansos cortos (almuerzo y momento del café) la mente se relaja de las acciones propias del trabajo.
“Mecanismos hay. En el caso de mi empresa nosotros aplicamos un límite de minutos donde el colaborador sabe que no debe abusar del tiempo en la red”, indicó Durante.
El impacto de las redes sociales en la realidad de las organizaciones provoca que se dé una intervención por parte del Ministerio de Trabajo para la creación de una directriz dentro de un marco general.
Este discurso no es compartido por parte de la Cámara Costarricense de Tecnología de Información y Comunicación ya que considera que afectaría la autonomía empresarial.
“Nuestra posición es que cada empresa puede desarrollar sus mecanismos sobre políticas de uso de las redes sociales. Un marco general por parte del Ministerio no ayudaría, ya que este no tendría la capacidad de comprender la realidad organizacional”, aseguró Alexander Mora, presidente de la Cámara.
Ambos expertos concuerdan en que debe darse una madurez sobre el uso de Facebook y llegar a políticas de uso de redes sociales sin que dañen los intereses empresariales.

Cristian Leandro
[email protected]


Ver comentarios