Empresas familiares enfrentan el desafío de la sucesión
“El mayor consejo que se le puede dar a una empresa familiar es buscar ayuda y asesoría legal y financiera”, dijo Pedro Oller, socio fundador de Oller Abogados. Sian Rodríguez / La República
Enviar

Solo un 4,5% de estas compañías llega a una tercera generación

Empresas familiares enfrentan el desafío de la sucesión

Asesoría legal y financiera es vital para la trascendencia del negocio

Buscar asesoría por medio de firmas legales y económicas puede ser vital para que su empresa se mantenga con el tiempo y no muera, como le pasa a la mayoría.
En el mundo, solo el 15% de las empresas consolidadas familiares pasan a manos de una tercera generación.
Si este es su caso, seguir consejos de profesionales le puede ayudar para que su compañía logre trascender y sea exitosa muchas décadas más.
Despegarse de la frontera emotiva con el negocio es uno de esos consejos.
Muchas veces la empresa se formó desde una base artesanal y a la hora de modernizarse o innovar es difícil para los dueños.
Sin embargo, buscar a terceros o a personas dentro de las mismas firmas, que su fuerte sea la innovación, es importante para poder pasar esa barrera.
“En muchos casos las decisiones son difíciles y dolorosas, pero tomarlas representa después un paso para la consolidación de la empresa”, explicó Pedro Oller, socio fundador de la firma de abogados Oller Abogados.
En otros el problema es decidir cuándo es bueno delegar la empresa a otra persona, ya sea un hijo o un tercero.
En ese punto, no necesariamente la mejor opción es sucederla a un familiar, sino que la empresa se debe dejar a la persona con mayor capacidad, ya sea un administrador o un gerente que lleve muchos años dentro de la compañía.
Por otro lado, formar alianzas con otras firmas o hasta vender la empresa suele ser problemático; sin embargo, puede ser el camino más conveniente.
“El mayor miedo de los propietarios de un negocio es vender o fusionarse, pero en algunos casos es sinónimo de éxito”, recalcó Oller.
En este punto, la familia o el fundador puede seguir en contacto con la empresa, ya sea como asesor, o dentro de la junta directiva.
Está comprobado dentro de la lista Fortune 500, que las compañías más exitosas son las que tienen a sus propietarios alejados de los quehaceres minúsculos de la empresa.
“Tener a los propietarios alejados del negocio, ya sea buscando nuevos caminos, formas de expansión de la empresa, monitoreando las finanzas, es mejor que trabajar en la minucia de la firma, en esos casos es mejor delegar”, finalizó Oller.

 

 

Raquel Rodríguez
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios