Enviar
Abonos Agro y Laminadora Costarricense deberán pagar una multa de ¢64 millones
Empresas de materiales de construcción sancionadas

• Comisión para Promover la Competencia determinó la existencia de irregularidades en la venta de varilla
• Representantes de ambas compañías se abstuvieron a dar declaraciones

Karen Retana
[email protected]

Las compañías Abonos Agro y Laminadora Costarricense, dedicadas a la distribución y comercialización de materiales para la construcción, fueron sancionadas por supuestas prácticas anticompetitivas.
La Comisión para Promover la Competencia (Coprocom) determinó que dichas empresas incurrieron en acciones que fueron en perjuicio de sus competidores, clientes y consumidores.
De acuerdo con la Comisión, hubo suficientes pruebas que demostraron que las compañías condicionaron a su clientela a no comprar productos de la competencia, o bien fijar, imponer o establecer la distribución exclusiva de sus productos.
Un sondeo realizado el año pasado por la Comisión reveló que diversas empresas constructoras y comercializadoras de varilla declararon que hubo presuntas presiones y condicionantes en el suministro del material por parte de Abonos Agro durante la crisis por escasez del acero.
Asimismo,
la Coprocom realizó una investigación donde se valoraron los estados financieros de las dos compañías y datos sobre su actividad comercial. Entre ellos figuran los listados de clientes tanto por canal de distribución, como por zona geográfica. Así como cifras sobre porcentajes de ventas y políticas de descuento.
“Estas prácticas lesionan gravemente el mercado, ya que reducen la participación de las empresas competidoras y pueden llevar a la salida de oferentes, razón por la cual Abonos Agro deberá enfrentar una sanción de ¢63.980.090, equivalente a 410 salarios mínimos”, indicó Ana Victoria Velásquez, representante de la Dirección de Apoyo a la Competencia.
La sanción también obliga a Abonos Agro a abstenerse en el futuro de realizar prácticas monopolísticas anticompetitivas. Además deberá comunicar a los clientes los alcances de esta resolución.
Por su p
arte, en Abonos Agro se abstuvieron de brindar declaraciones sobre la resolución dada a conocer ayer por la comisión.
“Como se vendió Abonos Agro no me permiten comentar nada del tema, el abogado de la compañía se encargará de brindar nuestra posición; sin embargo, aún no puedo definirle cuándo se dará a conocer”, explicó Rodolfo Vásquez, gerente general de Abonos Agro.
La empresa dispone de un plazo de dos meses para interponer un recurso de reconsideración o de reposición ante Coprocom.
Abonos Agro pasó a manos de Grupo Progreso de Guatemala, mientras que Laminadora Costarricense es propiedad de Arcelor Mittal.
La inve
stigación contra Abonos Agro y Laminadora Costarricense se remonta al año 2004, cuando se presentaron denuncias de diversas empresas que manifestaron problemas por sobreprecios en la varilla, supuestos desabastecimientos, presión por pagos de contado o condicionamiento de la venta de varilla por la compra de otros materiales.
Los precios del acero subieron en los primeros cinco meses de este año en un 40%, mientras que internacionalmente solo fue un 21%.


Ver comentarios