Empresas compiten por tratos de nube en Estados Unidos
Enviar
Empresas compiten por tratos de nube en Estados Unidos

El Gobierno de Estados Unidos puede gastar millones de dólares en la transferencia de aplicaciones informáticas y datos a contratistas, aun cuando la filtración por WikiLeaks.org de archivos diplomáticos el año pasado sigue suscitando el temor a que los archivos gubernamentales estén menos seguros.
El traslado a la llamada computación en nube, en la que el manejo de equipos y programas tales como el servicio de correo electrónico y las páginas de Internet se les encomienda a compañías como Google Inc., Microsoft Corp. e IBM Corp., ahorrará al Gobierno miles de millones de dólares en gastos de administración de redes, dicen expertos en informática.

Se espera que esos ahorros aceleren los contratos de nube, en los que las agencias públicas pueden gastar hasta $1 mil millones este año, dijo Roger Baker, director de información del Departamento de Asuntos de Veteranos, en una entrevista telefónica.
Baker, cuyo departamento tiene un presupuesto de informática de $3.300 millones, uno de los mayores del Gobierno de Estados Unidos, dijo que planea gastar $200 millones en servicios de computación en nube, empezando posiblemente por el sistema de correo electrónico.
“Los directores de información han adquirido una fama de ser personas que dicen que ‘no’ a todo”, dijo. Deberían aprender cómo velar por la seguridad de los datos al tiempo que “idean cómo decir que ‘sí’” a la adopción de nuevos servicios informáticos como la computación en nube.
Hasta hace poco, la estrategia ha sido eclipsada por los problemas de seguridad planteados por la colocación de sistemas y datos gubernamentales en una plataforma propiedad de un contratista.
Esas inquietudes se resaltaron hace seis semanas cuando WikiLeaks filtró documentos secretos del Departamento de Estado, supuestamente sustraídos de computadoras del Gobierno por un soldado, en que constaban discusiones francas sobre gobernantes y políticas extranjeros. El portal de WikiLeaks había revelado anteriormente documentos sobre las operaciones de Estados Unidos en Irak y Afganistán.
“No se puede hacer caso omiso del riesgo”, incluso la filtración de datos de naturaleza delicada por un empleado de un contratista, dijo Mark Forman, consultor de la firma de servicios profesionales KPMG LLP en Washington y el director de informática de la Casa Blanca del 2001 al 2003 en el Gobierno del presidente George W. Bush. “Pero el riesgo de rezagarse desde un punto de vista económico o de productividad en cierto punto es más importante que los riesgos de seguridad”.

Washington

Ver comentarios